“LA HUMILDAD Y EL RESPETO SON LA CLAVE EN EL EJERCICIO DE LA PROFESIÓN”

90

Lo dijo el Dr. Roberto Reyes, quien fue reconocido por sus 41 años de profesión. El Colegio de Abogados y Procuradores de la Provincia de Salta le hizo entrega de una plaqueta en reconocimiento a la trayectoria y excelencia en la profesión. En el mismo acto juraron nuevos profesionales.

“En reconocimiento a su encomiable labor en defensa de la verdad, la justicia y las garantías constitucionales, enalteciendo así el ejercicio de la profesión”, reza la plaqueta que se le entregó a Roberto Reyes en la sede del Colegio de Abogados y Procuradores. MUY CRITICO presente en la ceremonia dialogó con Reyes, quien concedió la entrevista que sigue.

¿Qué significa un reconocimiento a una carrera de más de cuatro décadas?

A esta altura de mi carrera entiendo que es un momento muy feliz porque es el reconocimiento de mis pares a una labor profesional de 41 años. A esta altura, debo entender que elegí bien la profesión y elegí bien la forma o el modo de ejercerla, que es la de litigante.

Ser litigante significa hacerlo con excelencia en la persona que a diario busca la justicia y quizás es ese “principio de igualdad ante las armas” es una irrealidad. El litigante tiene que luchar con aparatos jurisdiccionales muy grandes e importantes, pero de eso se trata, de romper barreras, de tomar los desafíos y aceptar por sobre todas las cosas que se busca el valor justicia.

Tendría unas palabras para los jóvenes que van a jurar, para las nuevas generaciones ¿Qué es lo que les espera en esta maravillosa profesión?

Les espera el futuro, les espera la actitud de tener un trabajo honesto en la medida que se ejerza con humildad. Es la clave en el sentido de respetar a nuestros jueces, respetar a los fiscales, respetar a los empleados de tribunales y respetar al colega. Es una cosa absolutamente necesaria, jamás pelearse con un colega menos por un expediente; porque pasa el tiempo y en un momento dado uno no se acuerda ni porque se peleó.

De pronto uno se encuentra con una persona que no lo saludó o yo no lo saludo, y no logro entender cuando empezó esto. Por ello es que no vale la pena eso. Ese es quizás el mensaje más importante para las generaciones futuras.

¿Cómo se mantienen más de 40 años de ejercicio de la profesión de manera intachable, sin cometer errores y llegar con la tranquilidad de poder decirles a los hijos y a la familia que fue una carrera prácticamente impecable como la suya, con un perfil bajo?

Se trata de cumplir con el deber de lo que significa actuar en representación de su cliente. La representación significa tomar el compromiso de que esa persona la tiene que defender a ultranza pero siempre con valores éticos y respetando a la otra persona. Se trata por ejemplo de cruzar armas con un colega, quizás cruzar “espadas”, pero con el arma de un “mosquetero”, con humildad y con valores. Y esa es la forma pero cumplirles a todos a rajatabla hasta el último esfuerzo.