FERIA JUDICIAL ANTICIPADA

23

Las vacaciones para el Poder Judicial de Salta comenzaron oficialmente 24 horas antes de la publicación de la presente nota, sin embargo hace muchos meses que la tranquilidad reina en los pasillos de tribunales. Mientras la superpoblada alcaldía revienta de presos, los señores y señoras que manejan la Justicia en Salta entraron en un letargo demasiado prolongado en la primera mitad de 2024 y las causas se siguen amontonando.

Tras el papelón de lo obrado con Santos Clemente Vera y su inminente liberación, un silencio insalubre reina en el edificio de zona norte. Ganaron tiempo y no se comieron una crisis institucional como la que vive actualmente Corrientes por la desaparición del niño Loan.

Aquí zafaron con el doble crimen de las turistas francesas y la causa prácticamente ya prescribió, ya que los verdaderos asesinos y violadores de Cassandre Bouvier y Houria Moumni gozan de libertad plena. Pero no es el único caso que avergüenza a la lentísima justicia salteña; todavía está sin resolver el caso de Jimena Salas; mas toda la parte de la población excedida de la alcaldía que espera juicio.

“Discutimos y me nublé”

Otro caso que le quema al Poder Judicial de Salta es el barbárico feminicidio de Mercedes Kvedaras de 37 años. Ella fue víctima de su esposo, José Eduardo Figueroa, cuando la habría atacado en el interior de un automóvil que estaba estacionado en el domicilio de un vecino de la pareja dentro del country El Tipal, ubicado en la localidad de San Lorenzo. Por cierto nido de cholos y ricachones.

Según transcendió Figueroa está alojado en el ala psiquiátrica de la Unidad Penal de Villa las Rosas, a la espera de que sus defensores puedan llevar una estrategia donde justifiquen su accionar y mitigar así la pena de 35 años a la sombra que le esperan al abogado que está acusado de matar a su pareja.

Cristian Luna

Desapariciones sin rastros

Los casos de Cristian Luna, María Cash y Gastón Sanz, parecen haber desaparecido de la agenda de quienes tienen que investigar estos casos de desapariciones.

El primero de ellos es el músico y programador de computadoras, Cristian Luna, quien desapareció el 11 de marzo de 2008 en el B° Intersindical. La policía investigó una probable pista que llevara a una novia que tenía y a un poderoso empresario banquero, quien se mató en un helicóptero y lamentablemente no puede responder ninguna pregunta.

El viernes 8 de julio de 2011, cerca de las cuatro de la tarde, María Cash fue vista por última vez en un santuario de la Difunta Correa en la provincia de Salta y, desde aquel momento, no se sabe nada más de ella.

Maria Cash

El 20 de febrero del 2022, cuando salió a caminar por el río Castellanos, Gastón Sanz , quien sufría trastorno de bipolaridad y estaba sometido a un tratamiento con medicación que, en su caso, era necesaria para que garantizar su ubicación en tiempo y lugar.

Estos tres casos de personas que simplemente se esfumaron de la faz de la Tierra hasta el día de hoy forman parte del decálogo de casos sin resolver que siguen sucediendo en el territorio de la provincia de Salta. Mientras los señores que manejan el Poder Judicial, la Procuración general y las fuerzas de seguridad, no han sido capaces de responder por ninguno de ellos.

Gaston Sanz

Mientras tanto los señores de la Corte de Salta tendrán que responder donde están estas tres personas; además tendrán que responder porque la alcaldía tiene excedida la población tres veces más de lo permitido; tendrán que responder porque los verdaderos asesinos de las turistas francesas están libres mientras dos perejiles fueron a la cárcel durante años.

A propósito de perejiles aparecen en el firmamento del Poder Judicial, Sergio Vargas acusado de lo que se les ocurrió a los fiscales, durante el juicio por el crimen de Jimena Salas; y en el mismo caso los hermanos Saavedra, quienes aguardan la celebración del juicio con tobillera en sus casas.

Obviamente que muchos casos no han tomado la relevancia de estos otros, los cuales tuvieron la atención de la prensa por particularidades que no vienen al caso, pero que de a poco se fueron diluyendo en el olvido.