YO ACUSO

148

El 1 de octubre de 2022 el procurador general brindó una conferencia de prensa junto a la flamante Unidad Fiscal formada para “resolver” el asesinato de Jimena Salas ocurrido el 27 de enero de 2017, en Vaqueros. Suspicazmente fue un sábado a la siesta y a pocos meses de haber asumido el nuevo jefe de los fiscales. Como para mostrar el contraste con la gestión anterior el procurador apareció a anunciar que habían atrapado a los tres feroces asesinos; unos meses después, dos de ellos ya tenían prisión domiciliaria y existen dudas de que al “Chino” le hayan plantado el ADN, máxime con el antecedente de Santos Clemente Vera.

“La justicia es la primera virtud de las instituciones sociales, como la verdad es de los sistemas de pensamiento”.
John Rawls – Filósofo

El asesinato de Jimena Salas se ha convertido en el caso fetiche del sistema acusatorio salteño. Tras el papelón en mayo de 2021 de llevar a juicio a Sergio Vargas, un humilde vendedor ambulante y como para completar “el paquete”, al viudo Nicolás Cajal, a quien humillaron públicamente mostrándolo como un facinerosos que tenía amoríos con sus empleadas. Al final resultaron ambos absueltos pero el pobre Vargas se comió dos años en el infernal penal de Villa las Rosas solo por haber pasado por proximidades de la casa de la víctima.

Tras aquel proceso que descontando el disgusto por el cual tuvieron que pasar ambos acusados, al menos brindó la oportunidad de conocer datos vitales para la investigación, tal como que una vecina había dejado al cuidado de su casa a una amiga, quien habló cara a cara con el asesino en ocasión de intentar ganarse su confianza con el cuento del perrito perdido. Cuatro días después repitió el modus operandi y mató de cuarenta puñaladas a Jimena Salas.

Hasta eso y con el cambio de jefe de fiscales ya habían pasado cuatro años de los cuales nada se sabía. Hasta que ese 1 de octubre de 2022 apareció el nuevo procurador y su unidad fiscal especial para anunciar que habían “cazado” al asesino de Jimena Salas, un tal Javier Saavedra alias “Chino” junto a sus dos hermanos como cómplices.

Los presentaron como los matones que habían cometido el horroroso crimen donde supuestamente y por definición ante la nueva hipótesis, uno de ellos se tuvo que quedar afuera de campana –rol que le adjudicaron a Vargas pretéritamente–, mientras el otro habría llevado a las hijas al baño y el restante atacó a Jimena Salas. Todo esto cerca de horas 13, en Vaqueros, en el mes de enero de 2017.

Una conferencia de prensa muy peculiar

“Con la premisa de que ni los fiscales, ni los investigadores hayan formado parte las investigaciones anteriores para que no haya una contaminación con elementos que hasta ese momento no habían dado resultado”, advirtió el procurador con la inconfesa idea de despegarse de la gestión anterior como si se tratara de la peste.

Pero sin dudas lo que sorprendió fue la velocidad con la que la nueva administración consiguió dar con el sujeto que tiene el mismo ADN que las muestras que arrojaron uno de los dos patrones encontrados en la escena del crimen.

“Voilà” como dicen los francesas, este nuevo equipo tiene la velocidad del metraje de una serie CSI, esas de la señal AXN donde llegan los carilindos detectives y de un plumazo resuelven todo con las evidencias que le cayeran del cielo. Pero la realidad no es así ni remotamente. Aunque es interesante saber que se trae entre manos la nueva unidad de fiscales.

“El procedimiento del 20 de setiembre fue muy complejo, muy difícil de preparar porque demandó el despliegue de una gran cantidad de recursos, con más de cincuenta y cinco personas trabajando, seis allanamientos simultáneos en dos jurisdicciones diferentes. Donde se debe reconocer el trabajo muy prolijo del equipo de investigaciones bajo la jefatura del oficial ayudante Manuel Colque y con la supervisión del Comisionado coadyuvante del CIF, Juan Ramón Miranda”, decía el procurador, desasiéndose en alabanzas hacia los sabuesos que están ahora bajo sus órdenes.

“Esos datos logrados indican dos perfiles genéticos diferentes uno en gran intensidad y otro en menor intensidad”, detallaba el procurador, al tiempo que agregaba que “se ha llegado a la conclusión de que se acredita una coincidencia del perfil genético H1, con el perfil genético de unas de las personas que se encuentra detenida en este momento”, enfatizaba.

Un mensaje por elevación

Curiosamente el único medio que habló de “perejiles” fue MUY CRITICO ya que todos los demás solo levantaron los textuales de la conferencia pero nadie se preguntó si realmente esos sujetos son los tres asesinos o no. Máxime con el antecedente del inocente que tienen en prisión por la conveniencia política de resolver otro gran misterio como lo es el horrendo crimen de las turistas francesas.

“Ante las versiones que desestiman el trabajo investigativo y señalan a los detenidos como “perejiles”, debo decir que hay preguntas en torno a estas personas que no podemos contestar en este momento porque estamos en pleno proceso de investigación, pero las acciones realizadas son impecables”, resaltó el procurador.

Obviamente que resolver semejante crimen debe causar gran satisfacción pero eso se siente al final de la investigación, no en el medio y menos aún anunciarlo en conferencia de prensa como si se tratara en términos futbolísticos de declaraciones mediáticas después de ganar el campeonato mundial, no en octavos de final; si es que la asimetría futbolística cabe, con el debido respeto por la víctima.

“En lo personal, siento una gran satisfacción en el sentido que nos hemos propuesto y que insisto, no lo hemos terminado. En el caso de alcanzar este anhelo, se alcanzará la verdad que va a poder dar paz y honra a la memoria de Jimena Salas, de su familia, de sus hijas. Esas chiquitas algún día van a querer saber qué pasó con su mamá y esa, es una obligación y deuda del Estado, por eso esperemos estar a la altura de las circunstancias y poder satisfacerla”, dijo el procurador satisfecho por la labor desplegada.

Hasta utilizaron una topadora para buscar la tumba de la perrita en una demostración de despliegue de recursos como para demostrar que la cosa va en serio. Solo faltó el cartel de “Hombres trabajando” en la plaza donde husmearon para ver si aparecían los restos de la mascota. Quizás si encontraban los huesos a lo mejor pedían la intervención del equipo Argentino de Antropología Forense.

Pasándolo por la óptica de un Análisis del Discurso aparece la palabra “satisfacción”, “anhelo” “satisfacerla”, etc. Por cierto términos que más encajan en el sentido de la realización personal que de la obligación como funcionario público y de un ego estremecedor.

No se tata de un partido de futbol, es un aberrante crimen que tiene a los asesinos sueltos y aun con el juicio en marcha no podríamos saber con exactitud al 100% si se trata de algo real o algo místico, algo mágico que de pronto se resolvió de la noche a la mañana.

Sin dudas que el juicio será muy interesante porque del otro lado estará Marcelo Arancibia, el abogado más efectivo en términos de defensa penal, ya que en su dilatada carrera tiene entre centenares de juicios las absoluciones de Daniel Vilte en el caso de las turistas francesas y a Sergio Vargas, en este mismo caso.

Es de esperar que el juicio se desarrolle con todas las garantías y no termine en otro papelón con un tribunal que ni escuche a la defensa después que Arancibia les dé un baile a los fiscales; o bien repitan el bochornoso recule que hicieron con Santos Clemente Vera.