UN FALLO HISTÓRICO

57

Tras la condena a Martin Grande por haber agredido verbalmente de forma violenta y descalificar a la fiscal Verónica Simesen de Bielke, la jueza que entiende en la causa falló contra el periodista, quien al momento de los hechos era diputado nacional. Martin Grande deberá pagar el máximo de la pena, además de tener que afrontar la etapa civil y otro juicio más por desobediencia judicial.

La fiscal concedió una nota a MUY CRITICO donde explica cómo sigue el proceso en la etapa civil y el otro juicio que le espera por desobediencia judicial al ex diputado. Cabe recordar que Grande agredió a la fiscal cuando investigaba la causa Arcadio, donde el periodista manifestó ser amigo del principal imputado.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación ratificó que la justicia ordinaria de Salta deberá investigar parte de las acciones cometidas por la organización encabezada por el empresario Matías Huergo que evadió impuestos y cobró sumas millonarias del Estado municipal y provincial. Allí apareció Grande en escena y agredió a la fiscal en una nota radial con FM NOTICIAS.

¿Cuál es el valor del fallo?

Tuve la oportunidad de leer los fundamentos del fallo donde la jueza hace un relevamiento de lo que significa esto de la colisión de dos derechos: el derecho al honor; y el derecho a la libertad de expresión. Claramente ambos derechos tienen un límite pero cuando esa libertad de expresión se lleva más allá de lo permitido, lesiona el honor de las personas; el valor “honor” tiene superioridad sobre la “libertad de expresión”.

También hace una interesante distinción de lo que significa la violencia. En este caso la violencia simbólica lo expresa una persona que cumplía este rol, y que lamentablemente cuando se llevan adelante esas expresiones y lo dice claramente que como funcionaria pública, venia soportando una serie de improperios hacia mi función pero con la expresión que se refirió ya a mí por mi condición de mujer de lo que significa en el lunfardo, que todos tenemos que entender por el termino, claramente es una expresión discriminatoria hacia la mujer. De violencia hacia la mujer y habla del compromiso que ha asumido el Estado. En este caso a través del poder judicial: de erradicar, de prevenir y de sancionar esa violencia.

Incluso muy satisfactorio porque la jueza cuando hace una valoración de la pena, aunque nos parezca económicamente que es poco, le impone el máximo de la pena, conforme yo lo había requerido en mis alegatos. Porque entiende que no estamos hablando de una persona que tiene un desconocimiento de lo que estaba hablando, sino que todas sus condiciones personales y su condición de diputado nacional, ya que se trata de alguien que se dedica a sancionar leyes y tenemos en nuestro país la Ley Micaela.

Por eso es la obligación que tenemos todos los funcionarios públicos de estar capacitados en perspectiva de género y de evitar justamente esta discriminación hacia la mujer en términos sexistas.

¿Ya pasó la etapa penal y ahora viene la etapa civil?

Ahora estamos trabajando con un abogado porque cuando uno lesiona, comete un acto antijurídico y en este caso tiene derecho al resarcimiento por los daños y perjuicios que eso ocasionó. Por supuesto será carga nuestra de probar el daño que ha ocasionado, lo ha puesto muchísimo en su fallo la jueza. Esperaremos que ese resarcimiento civil se pueda llevar adelante.

¿El fallo ha sentado un precedente para futuros episodios como el que ha sufrido usted?

Efectivamente ha sentado un precedente. Es la primera vez que una persona, en este caso yo como mujer y como funcionaria publica, porque es muy difícil escindir esa calidad de funcionaria y mujer; llevo adelante esta acción y como lo dice la jueza en su fallo, han pasado más de dos años con esta intención de llevar adelante la falta total de arrepentimiento.

Martin Grande con el ojo en tinta luego de que Sebastián “Cuchi” Ramos lo moliera a golpes.

Solo bastaba una disculpa pública, lo dije también en los alegatos, y evitábamos poner en marcha la Justicia pero esto tiene que servir como un precedente porque la Corte de Justicia ya lo ha fallado en referencia a varones funcionarios pero nunca en relación a una mujer, porque las mujeres no se animaban a llevar adelante estas acciones. Desde un principio dije “yo voy hasta el final”, porque esto no significa un encono personal sino que las mujeres tenemos que valorizarnos, empoderarnos y evitar estas expresiones que claramente son de violencia hacia las mujeres.

¿Pesó la desobediencia judicial de Martin Grande a la hora del fallo?

No, esa causa por desobediencia está siendo llevada a juicio. En ese caso la pena es de prisión. Supongo que será en suspenso pero esa causa ya fue requerida a juicio, elevada a juicio, así que esperemos que próximamente sea juzgado por esa desobediencia.

Cuando un juez impone medidas se tiene la obligación de cumplirlas. Tal vez el común de la gente no lo entienda pero estamos hablando de una persona que tiene que tener ese entendimiento porque es comunicador público y además era diputado nacional en su momento.