AIR JORDAN BY AFFLECK

8

Regreso triunfal del director ganador del Oscar por “Argo” con una biopic de uno de los calzados más famosos de todos los tiempos. Además de dirigir se mete en la piel de Phil Knight, fundador de Nike. Para destacar el guion de Alex Convery, aunque el verdadero protagonista de la historia es Sonny Vaccaro interpretado por Matt Damon, a quien se le ocurre intentar la faraónica tarea de convencer a los Jordan para que su hijo acepte la oferta de Nike. Imagen: Amazon Studios; Mandalay Pictures; Skydance Media

“Escuchen todos: Nike acaba de fichar a Michael Jordan”. Parece una simple frase pero es mucho más que eso, ya que representa el momento en que la popular compañía americana de calzados deportivos logra la operación financiera más importante de toda su historia y la que le significaría ganancias de miles de millones hasta el día de hoy.

Pero retrocedamos un poco antes de ese momento “eureka”. Todavía hay que convencer a los Jordan y sobre todo a mamá, una señora con más luces que cualquier CEO de una compañía de Silicon Valley. Aquí es donde aparece Viola Davis, como Deloris Jordan.

Sin embargo lo más valioso del sustento del film es el valor histórico del hecho resumido en una frase: “Un calzado solo es un calzado hasta que alguien lo usa”. Es parte de un sorprendente y emotivo discurso que brinda Vaccaro frente al gran Michael, solo que con apenas 21 años, sin saber que se convertirá en el mejor jugador de basquetbol de todos los tiempos y probablemente el deportista más importante de la historia de su país.

Aquí lo fundamental es tener en cuenta que pocas veces un deportista supera al mismo deporte, y fue tal cual. En los años 90, cuando Jordan tuvo su espectacular aparición en la NBA, superando todos los records, ganando todos los campeonatos y sobre todo que su juego fuera visto en todo el planeta por personas que nunca habían presenciado un juego de Básquetbol. Entonces quien lo tuviera como modelo de su calzado iba camino a vender tantas zapatillas que no le alcanzaría una vida para contarlas.

Obvio que el camino no fue fácil para llegar al famoso fichaje. La compañía no pasaba por su mejor momento y tenían a un competidor demasiado duro de vencer, el gigante en indumentaria deportiva, la alemana Adidas.

Con una banda de sonidos bien ochentosa, suenan clásicos rockeros a cada paso de Vaccaro persiguiendo sus sueños, sus anhelos y sobre todo a los Jordan, ya que el hecho de que el departamento de básquet de Nike apueste todo el presupuesto a un solo jugador, pero no a cualquiera, a un muy joven Michael Jordan.

En cuanto a Affleck, su regreso a la silla de director sin dudas le calza mejor que el traje de Batman, el cual esperamos no volver a ver y si seguir disfrutando de su visión como narrador de imágenes y con todo su talento puesto a disposición de una auténtica maravilla del talante de “Argo”, el film que le dio su primer Oscar como director.

“No me sentiría cómodo promocionando la película asignándole el voto de aprobación de Michael”, dijo Affleck a Reuters, confiando también que está esperando el veredicto de la leyenda de los Chicago Bulls.

Completan el reparto Jason Bateman como Rob Strasser, Chris Tucker como Howard White son parte de ese equipo y luego se suma Matthew Maher como Peter Moore, el místico diseñador de la icónica Air Jordan, y la ampulosa participación de Chris Messina como David Falk, representante de Jordan.