“En el marco de las actuaciones que se llevan adelante a partir de la notificación sobre una situación irregular vinculada a la visita a un detenido en la Unidad Carcelaria de la ciudad de Orán”, es que se anuncia la creación de una “unidad fiscal especial”. La situación había sido advertida por el Ministro de Seguridad Abel Cornejo en una nota dirigida a la Procuración General. Darío Monges después de visitar al sicario Oscar Alberto Díaz apareció con cinco balazos en la cabeza.

El 1 de junio de 2022 el exsecretario de Seguridad de la provincia de Salta, Benjamín Cruz, le firmó un permiso a Darío Monges para ingresar al penal de Oran a visitar al sicario “Cabeza” Díaz. Tres meses después apareció con cinco tiros en la cabeza en el interior de un vehículo en barrio el Círculo.

A partir de semejante irregularidad es que el Ministro de Seguridad y Justicia, el Dr. Abel Cornejo le envió a la Procuración General de la Provincia una nota donde dice tomar conocimiento de que, a través de la directora del servicio penitenciario se había producido “la visita del Sr. Darío Esteban Monge, al interno Oscar Alberto Díaz, quien se encuentra investigado en el Expediente 62840/20 con intervención del Juzgado de Garantías 2 de la localidad de Oran”.

Más adelante en la misma nota Cornejo consigna que “a instancias de la presencia en la UCN 3, el señor Monge –o Monges–  se presentó como ´Abogado Asesor del Ministerio de Seguridad y Justicia enviado por el Dr. Benjamín Cruz´, que en virtud de tener absoluto desconocimiento de quien se trata dicha persona, como también el carácter que invocó, remito la presente a fin de que se investigue la posible comisión de un delito de acción pública”, advertía el ministro, aquel 8 de junio pasado, cuando la nota fue recibida en la Procuración a las 10:40 de la mañana.

Hijos del rigor

Parece ser que en Salta tienen que suceder “irregularidades” graves para que se tomen medidas. Cabe recordar que desde aquella visita hasta la violenta muerte de Monges pasaron tres meses.

Recién el 20 de setiembre –fecha de la publicación de la presente nota periodística– se anuncia que “Una Unidad Fiscal profundizará la investigación sobre el funcionamiento del Servicio Penitenciario”. Mientras tanto en las cárceles de Salta sucedieron hechos lamentables, tales como el festín de sangre que se hizo el “Chirete” Herrera con su pareja, Andrea Neri, ante la presencia de todo el personal de la Unidad Penal de Villa Las Rosas.

Pero claro que a nadie le importa lo que pase en esos “depósitos de gente”, hasta que tenía que suceder un caso de gravedad extrema donde está involucrado un funcionario –Benjamín Cruz– en el contexto del crimen de Monges, el cual tiene indisimulables tintes mafiosos.

Recién ahora y después de aquel increíble y cinematográfico episodio en la cárcel de Oran se anuncia “la creación de una Unidad Fiscal de Investigación, conformada por la fiscal penal de Orán, Mariana Torres, y el fiscal penal 2, Ramiro Ramos Ossorio, a fin de realizar un análisis integral de los hechos que involucran a personal del Servicio Penitenciario y sus respectivas autoridades, en el marco de sus funciones y el contralor en cuanto a la seguridad e ingreso de personas a la Unidad Carcelaria”.

Por su parte la Procuración además puntualiza en cuanto a la nota enviada por Abel Cornejo. En relación a la difusión de una nota con cargo de recepción, del Ministerio de Seguridad y Justicia con fecha 8 de junio del corriente año, dirigida a la Procuración General de la Provincia de Salta, donde se daba cuenta del ingreso presuntamente irregular de una visita al detenido Oscar Alberto Alejandro Díaz, cabe destacar que conforme a las potestades y previsiones dispuestas por la Constitución de la Provincia y el Código Procesal Penal, la dirección de las investigaciones está reservada a los Fiscales.

En tal sentido, el día 10 de junio de 2022, se procedió a remitir esta nota y sus correspondientes adjuntos, a la Fiscalía Penal N° 2 de Orán, que por territorio resulta competente. Desde allí se inició la investigación integral del hecho puesto en conocimiento, ordenándose diversas diligencias tendientes a la investigación integral del hecho anoticiado, que se produjera en ámbitos del Servicio Penitenciario, y con el conocimiento de altos funcionarios de dicho Ministerio.

El hermetismo de siempre

Mientras tanto no se sabe a ciencia cierta por obra y gracia de la reserva de las actuaciones solicitado por el fiscal penal Rodrigo González Miralpeix, que es lo que pasó en esa cárcel de Oran, menos aún que dijo el cabeza Días desde Villa las Rosas y su enigmático traslado en medio de una crisis de superpoblación en todas las cárceles de la provincia.

En cuanto a la persona de Benjamín Cruz, quien goza de un blindaje inexplicable, aún no ha dado ni media explicación a la razón de su permiso para que Monges entrara a la cárcel de Oran a visitar a Díaz, menos aun de una declaración como testigo. Cabe recordar que Cruz actualmente se desempeña en el ámbito municipal.

Desde la prensa se pueden –y deben– respetarse las medidas que tome el fiscal para preservar los detalles de la investigación, tanto como su desarrollo, pero lo que no se le puede negar a la prensa es el acceso a información pública y resolverlo todo en medio de un hermetismo que ya es un lugar común en Salta y una pesima costumbre.

Publicidad