En una misma casa funcionaba un centro de explotación de mujeres y una fundación contra la trata de personas. Se trata de un centro que fue inaugurado en 2019 para mitigar el aberrante delito de la trata.

La propiedad está ubicada en la calle Astigueta 612. Cuenta con dos entradas separadas de las cuales en un ala funcionaba la fundación, y en otra vivían mujeres que estaban en extrema vulnerabilidad y fueron víctimas de trata. Tras los allanamientos de la Policía Federal en el Bajo por trata de personas, se conoció que ese lugar fue donado a la Fundación Volviendo a Casa.

“No conocíamos la magnitud del peligro y la situación en que estábamos”, le dijo Isabel Soria a ARIES, quien consideró paradójico que en el mismo domicilio en donde trabaja una fundación para rescatar y contener a personas víctimas de trata de persona, funcione un centro de explotación de mujeres.

Interviene el fiscal general Eduardo Villalba del Juzgado Federal de Garantías N°1, de quien Soria destacó su trabajo en la investigación.

Publicidad