Altos costos de producción y flete, y falta de mano de obra, son los argumentos que esbozaron los productores ante la crisis económica que azota a la Argentina. Postales de un país quebrado.

A la imagen del productor de Pichanal, Edgardo Tanco, quien decidió tirar su cosecha de limones por no poder ponerle precio, se le sumó la de productores de limones de Metán, quienes deben tirar o regalar la producción para que sea utilizada como alimento para las vacas.

El informe que acompaña las tristes imágenes acotan que si bien en el sur provincial hay una fuerte apuesta a la producción de citrus, que sigue creciendo en la zona de San José de Metán, Río Piedras y El Galpón, aclara que los productores tuvieron que afrontar este año muchas dificultades. Y en algunos de los casos hasta protestas de cosecheros por demoras en los pagos. Uno de los emprendimientos comenzó a regalar el limón que no se exporta y que generalmente es vendido a las fábricas de jugo, entre otros lugares.

Un informe de El TRIBUNO, consigna que “los productores de limones vienen enfrentando muchas dificultades porque el limón no tiene precio, pararon la exportación y no lo cosechan”.

“No hay mercado”

En esa sintonía un productor de limones de la zona nos regaló cientos de toneladas de limones. Son más grandes o más chicos de los que se exportan y generalmente terminaban en las fábricas de jugo. Pero actualmente no hay mercado, no los pueden vender y por eso decidieron regalarlos.

Parece ser cíclico lo de los productores agropecuarios en la Argentina, cada tanto una crisis sacude al país y el sector que más sufre es el del campo. Con políticas asfixiantes y gobiernos timoratos que embebidos en la estupidez ideológica dan por sentado que todos los productores son “terratenientes” adinerados y por lo general son los sectores blancos de ajustes y faltos de ayuda estatal.

Publicidad