Dice sentirse “traicionada” por su progenitor, el policía Marcelo Galarza y por ello expresó su deseo de llevar el apellido de su madre. La homicida purga la pena máxima por haber matado a su novio de dos disparos con el arma reglamentaria de su padre, a quien culpa del crimen

Nahir Galarza fue condenada a cadena perpetua por el crimen de su novio, Fernando Pastorizzo, sucedido el 30 de diciembre de 2017. La novedad es que solicitó a la Justicia cambiar su apellido, por considerarse “traicionada” por su padre, el ex policía Marcelo Galarza. Desde la defensa de la joven confirmaron que esta solicitó usar el apellido de su madre, Yamina Kroh, y que “no quiere ver más” a su padre.

Por su parte la abogada de Nahir, Raquel Hermida Leyenda, sigue sosteniendo la inverosímil hipótesis de que “su padre policía Marcelo Galarza mató a Fernando Pastorizzo y no ella” y agrega que “Nahir dice que él le prometió hacerse cargo y contar la verdad de lo ocurrido”.

Cabe recordar que el tribunal en el momento del juicio rechazó de plano tal hipótesis ya que durante el debate se presentaron pruebas irrefutables de la culpabilidad de la joven, a quien se la ve regresando del lugar del hecho en una cámara de vigilancia minutos después de cometido el horroroso crimen, entre una cantidad de pruebas que la defensa no pudo rebatir.

Sin embargo Nahir quiere cambiarse el apellido de forma urgente, habiéndoselo comunicado también a la psicóloga y a la psiquiatra de la cárcel y le aconsejaron ver a la asistente social. Insiste en que el padre fue el tirador y que ella es inocente.

Después del juicio por el homicidio, Nahir de 23 años, fue condenada a cadena perpetua el 3 de junio de 2018, y está presa en la Unidad Penal Número 6 de Mujeres de Paraná.

Publicidad