En la Sala VI del Tribunal de juicio comenzó hoy la audiencia de debate seguida contra Jorge Durand Condorí, (51) imputado por homicidio culposo por la conducción imprudente de un vehículo automotor calificado por culpa temeraria y por conducir con un nivel de alcoholemia superior a un gramo por litro de sangre en perjuicio de Karina Natalia Flores (24); y por lesiones graves culposas por la conducción imprudente de un vehículo automotor calificado por culpa temeraria y por conducir con un nivel de alcoholemia superior a un gramo por litro de sangre en perjuicio de M. J. E. (14), todo en concurso ideal.

El juicio unipersonal es presidido por el juez José Luis Riera. Por el Ministerio Público interviene el fiscal Leandro Flores. El acusado está representado por la defensora oficial Sandra Ortiz.

Hoy se llevó a cabo la lectura de la requisitoria fiscal de elevación a juicio. A continuación se le consultó al acusado si tenía previsto declarar pero se abstuvo.

Seguidamente se inició la recepción de las pruebas testimoniales. Comparecieron la madre de la víctima y un policía que intervino como sumariante la noche del siniestro.

Durand Condorí está siendo juzgado por un hecho ocurrido el 30 de agosto de 2020, alrededor de las 21.50, en el asentamiento Virgen de Urkupiña de la ciudad de Salta.

Esa noche, el imputado conducía una camioneta Toyota Hilux  por una avenida cuando perdió el dominio del vehículo, atravesó la rotonda, bajó nuevamente a la calzada y  subió al cordón de la vereda, atropellando a Karina Flores y derribando parte del inmueble donde funcionaba un almacén. También sufrió lesiones un adolescente (M. J. E.) que se encontraba dentro de la morada. Ambas víctimas fueron trasladadas al hospital. Flores falleció por shock hipovolémico por politraumatismo grave.

Se pudo determinar que el acusado conducía a 60, 53 kilómetros por hora, velocidad superior a la máxima permitida en ese sector. Además, el examen toxicológico que se le practicó arrojó que conducía con una gradación alcohólica de 1.17 gramos por litro de sangre.

Hoy declaró en primer término la madre de la víctima fatal. Contó que la noche del hecho estaba reunida con familiares en la casa de otra de sus hijas y Karina salió con su pareja a comprar pan. Poco después tocaron la puerta: era un vecino que llegó para avisarles que la joven había sido atropellada. Salieron corriendo hasta el negocio, ubicado a alrededor de dos cuadras.

La testigo manifestó que, al llegar, buscó a su hija pero le dijeron que ya la habían trasladado en ambulancia al hospital. Poco después le comunicaron que Karina había fallecido. La mujer contó que su hija era madre de dos niñas. En ese momento las menores tenían 4 y 6 años de edad.

A continuación declaró un policía que en agosto de 2020 revistaba en la comisaría de Solidaridad. Intervino como sumariante la noche del siniestro. Dijo que al arribar al lugar, tanto las víctimas como el acusado ya habían sido trasladados al hospital.

Refirió que la iluminación en ese sector era buena y que pudo ver la camioneta incrustada en el inmueble de bloques. Está previsto que la audiencia se extienda hasta el 10 de agosto.

Publicidad