El piquetero que tomó una comisaria en 2004 y golpeó a un opositor por la calle, hizo altisonantes declaraciones y se “auto-percibe” como “albertista”. “Con Cristina la inflación la manejaba Moreno poniendo una 9 mm. arriba de la mesa y mintiendo con los números del Indec”, dijo.

Ante un huracán inflacionario que inició allá por 2006 con Néstor Kirchner, que subió gradualmente durante las presidencias de Cristina y que se aceleró en los años de Macri, hoy es el peor de los males que aqueja a la Argentina.

Luis Delia era una especie de comodín de choque contra aquellos que se quejaban de las medidas que tomaba Cristina y hoy recuerda esos aciagos años. “Con Cristina la inflación la manejaba Moreno poniendo una 9 mm. arriba de la mesa y mintiendo con los números del Indec”.

En las últimas horas volvió a la escena a través de declaraciones en medios de Buenos Aires que obvio fueron replicados por el resto de los portales de noticias. “Un destacado economista, compañero de pabellón, me dijo que hay que intervenir dos empresas de las 10 formadoras de precios y colgar las cabezas en el alambrado. Me decía que con la Ley de Abastecimiento en la mano hay que intervenir dos empresas de las 10 formadoras de precios y colgar las cabezas en el alambrado, vas a ver como todas las demás se calman”, detalló.

“Fui preso por ella”

Con respecto a la figura de la actual vice presidenta, no escatimó en halagos. “Tengo un gran respeto por Cristina, una mujer brillante que es extraordinaria para conducir el Estado, no tanto para conducir la fuerza política”.

Además de destacar la capacidad para gobernar de la vice presidenta, se mostró dolorido por las actitudes de Cristina cuando estuvo preso. “En mil días de detención ni ella ni Máximo nos llamó a mí y a mi familia para ver si necesitábamos algo o nos dolía algo. Eso me dolió. Y además yo no fui preso ni por corrupto ni por ladrón, fui preso por ella”.

Mientras tanto minimizó la desastrosa administración de Alberto Fernández: “Vivo en el conurbano profundo y yo no veo que estemos a la deriva. La verdad, yo estuve a la cabeza cuando estábamos mal y ni un solo plan social. Hoy hay 22 millones de argentinos que reciben algo del Estado en términos de protección”, enfatizó.

Publicidad