La tía de Lujan Peñalva, Marisa Peñalva, acompañada del abogado de la familia, el doctor Pedro Arancibia, se presentaron en tribuales una vez más para reclamar celeridad en la causa por el homicidio de la jovencita ocurrido el 16 de julio de 2012. Después del cambio de juez, la causa parecía tomar un rumbo definitivo hacia la verdad pero volvió a caer en un desesperante compás de espera.

Luján Peñalva de 19 años y Yanina Nüesch de 16 años, aparecieron sin vida hace siete años. Desde entonces la familia Peñalva inició una lucha que no cualquiera estaría dispuesto a dar, pero su padre Gustavo y su tía Marisa son luchadores incansables y su búsqueda de la verdad ha sido valorada y enaltecida por toda la sociedad salteña, quien mira atónita como los años pasan y la justicia local no puede dar con los asesinos de las chicas.

Marisa reside en los EE. UU. y gracias a su fuerza de voluntad inquebrantable logró contactarse con funcionarios del FBI y un destacado grupo de investigadores. En un trabajo conjunto con el licenciado en criminalística Carlos Parraga de Salta, sumaron esfuerzos y retomaron las investigaciones, lo que los llevó a lograr avances significativos y sobre todo a mantener visible el aberrante caso.

Después de un giro crítico de los acontecimientos y una reconstrucción que logró demostrar empíricamente que las adolescentes no pudieron haber cometido suicidio, tal como se especuló desde el minuto cero, más un manejo espurio desde el poder político de turno, direccionando la investigación hacia la idea de un “pacto suicida”; la justicia salteña parecía encaminarse hacia la verdad real, pero lamentablemente la causa volvió a caer en un desesperante compás de espera por el aburguesamiento de los fiscales y quienes tenían la obligación de trabajar en el caso.

Posterior a esta importante diligencia, Marisa sometió a escraches al juez Pablo Farah en un restaurante de San Lorenzo y al mismísimo gobernador de la Provincia de Salta, Juan Manuel Urtubey,en un conocido shopping de la capital salteña, acusándolos de encubridores y de desviar antojadizamente la investigación.

La entrevista con Marisa Peñalva y Pedro Arancibia  

M.P. Estamos en el juzgado porque hemos solicitado una reunión con la doctora Mónica Mudksi, con los fiscales y por supuesto desde luego la familia, y quien nos representa, el doctor Arancibia; le hemos solicitado hace ya más de dos semanas de manera verbal pero oficialmente hace una semana y todavía no tenemos respuesta.

He venido exclusivamente –desde EE. UU.– para esta reunión porque no vemos avances. Hace seis meses que los fiscales han sido cambiados y ha sido muy poco o casi nada el avance en la causa. Entonces lo que pedimos es una reunión con ellos a ver adonde estamos parados en éste momento.

Fiscal penal Pablo Rivero, uno de los funcinarios judiciales señalados por Marisa Peñalva como quien no realizó su trabajo en tiempo y forma -Foto: El Expreso de Salta-

La poca intervención que hizo el fiscal Pablo Rivero no ha sido precisamente a favor de nosotros, de la familia.

Con respecto a las prendas que hemos pedido que sean mandadas al exterior, hemos visto mucha mediocridad detrás de eso. Cuando se interviene con un informe, muy mediocre la bioquímica Alejandra Guinudinik del CIF y el fiscal; no noto que haga un estudio realmente profundo de esto. Eso es lo que necesitamos, unos fiscales comprometidos, fiscales que quieran la justicia, no que nos quieran mantener en la espera por años.

Nosotros llevamos una tortura de siete años que no nos meremos, ni nosotros, ni nadie, porque queremos cerrar este capítulo y si los fiscales trabajan pero en función de las víctimas, no de otra cosa. Pienso que eso haría la gran diferencia en la tranquilidad de la familia.

Nosotros no hemos percibido eso todavía. Hemos percibido que esto está muy quieto. No hay dinámica a pesar de que el doctor Pedro Arancibia presenta informes que direccionan a la dinámica; que si realmente le hacen caso a esos pedidos estaríamos mucho más adelante, inclusive con los asesinos en la cárcel. Así es de lento el proceso que nos está brindando la Justicia.

¿Doctor Arancibia porque cree que se están dilatando tanto los tiempos?

La verdad que es inexplicable. Primero creo que no hay un conocimiento cabal y profundo de la causa. Me parece que están –tanto la el juzgado como los fiscales– a la espera de nuestra acción propositiva.

Lo que nosotros sugiéranos como medidas que deben llevarse adelante, las mismas se plantean tanto de manera verbal como de manera escrita pero no es la dinámica que correspondería a la complejidad del caso y a la urgencia de la situación.

Recordemos que es un caso donde quedó prácticamente comprobado que no se trató de un suicidio, sino que definitivamente cada día mas se comprueba que se trató de un homicidio, por lo cual dentro de esas medidas propositivas, no solamente están las de pruebas genéticas o informáticas, o la de nuevos testimonios, sino que haya un cuerpo de investigadores específicos que esté destinado a buscar a los verdaderos asesinos. A los que realmente mataron a Lujan y Yanina.

Esa es una tarea muy importante que requiere del compromiso tanto del juzgado como de la fiscalía para ponernos en acción y un trabajo conjunto por supuesto con nosotros.

Es urgente, es necesario y hace a la complejidad y urgencia del caso, y es por eso que pedimos en reiteradas oportunidades y sobre todo ahora por escrito una reunión. Básicamente con quienes están del mismo lado o tendrían que estar del mismo lado que nosotros, que es una jueza de instrucción, que es una jueza de investigación y los fiscales penales que tienen que acompañar a las víctimas en este proceso.

Es importante ponernos de acuerdo en las acciones que van a seguir y en no dilatar más; no burocratizar innecesariamente un trámite que lleva muchos años y que hoy más que nunca necesita de la mayor diligencia y efectividad, tanto en la investigación científica como en la investigación de campo.

Marisa fuiste muy crítica con los fiscales y también con el juez Farah; pero también con el gobernador saliente Juan Manuel Urtubey, él se va del gobierno ¿Qué va a pasar con eso?

Quiero creer y voy a ser optimista de pensar que la causa se va a direccionar para bien. Se va a investigar porque siempre he dicho que el gobernador es quien ha direccionado esta causa desde el primer momento. Así que ahora que no va a estar –gracias a Dios– muy pronto, espero que el gobernador entrante –Gustavo Sáenz– también sea un político genuino, comprometido con el pueblo y que haga la diferencia en la vida de las personas comunes. Eso es lo que se necesita en Salta.

Hacer la diferencia en los DD. HH. que están tan golpeados ¿Como se explica que mi familia, en mi caso en particular, que nosotros tengamos que estar poniéndole en bandeja, o diciéndole, que hay que hacer y que no hay que hacer? ¿Cómo es posible que nosotros hayamos tenido que sufrir esta tortura por siete años? Sacar del país la causa para que otros profesionales la vean. Eso no le debe pasar a nadie. Eso es una tortora que no se la deseamos a nadie.

Entonces espero que el gobernante nuevo venga con una mentalidad limpia de justicia, de compromiso con la ciudadanía salteña. Soy optimista pero soy realista también y pongo todas las fichas en que este año –2020– vamos a encontrar la justicia. Tenemos elementos más que suficientes para que eso suceda.

En otros países nos abren las puertas para que éste caso llegue a la luz y se llegue a la justicia, pero en Salta, donde somos locales nos ponen todas las trabas.

¿Se analiza alguna acción legal contra Urtubey?

Eventualmente. Primero lo primero. La prioridad nuestra es que los asesinos estén la cárcel. Se tomarán todas las medidas necesarias con todas las personas que han obstruido este caso y que nos han hecho sufrir tanto a nosotros y a toda la sociedad que ha sido engañada porque con el gobernador direccionando el caso, eso ha sido una falta de respeto a toda la sociedad salteña.

Publicidad