Más conocido por sus intervenciones en comedias de fama mundial como “There’s Something About Mary” o “Meet the Parents”, también es un interesante director. Sus trabajos detrás de las cámaras fluctuaron con películas exitosas y algunos fracasos de crítica y público, aunque “Zoolander” y sobre todo “Tropic Thunder” fueron aclamadas por la audiencia en general. El lunes 29 de agosto a las 20:00, el ciclo que se emite por Vorterix Salta en la plataforma de Twich, por la 102.9 y repite Milenium TV, le dedicará a Ben Stiller un episodio completo.

Ben Stiller es un caso particular en Hollywood. La mayoría del público ha sabido apreciar sus trabajos como comediante e intérprete de personajes que son sometidos a situaciones insólitas, tal como en “There’s Something About Mary” o “Along Came Polly”, donde sus caracterizaciones rozan lo bizarro tanto que su personaje de los “Fockers” tuvo tres películas que explotaron al máximo esa faceta del actor.

Pero resulta que Ben Stiller es un talentoso director y es lo que el episodio 10 de la cuarta temporada de CINEMA-TV se apresta a mostrar el lunes 29 de agosto.

Su primera experiencia detrás de las cámaras fue en 1994 con un gran film titulado “Reality Bites”, al cual en el mercado latino se lo conoció como “Generación X”. Un término que acuñó el fotógrafo Robert Capa para referirse a las personas que nacieron a partir de los 60.

Aquí Stiller sitúa a un grupo de jóvenes en pleno corazón de los 90 –en la madurez de sus existencias– que se encuentran tan confundidos que sus futuros laborales dejan de depender de la educación clásica y terminan suspendidos en un denso microclima de crisis laboral, choque cultural y sobre todo falta de identidad.

La película inexplicablemente fue un fracaso ya que tuvo un presupuesto de 11.500.000 dólares y solo recaudó un poco más de 33 millones. Sin embargo al día de hoy la película es muy apreciada por cierto público cultor de este tipo de productos noventosos.

Dos años después, “Cable guy” se convertiría en su segunda película con un presupuesto de 47 millones y una raquítica recaudación de apenas 102.8 millones, dejando a Jim Carrey como quien formaba parte de la elite de los actores que cobraban 20 millones y que a pesar de semejante cachet había tenido un trabajo demasiado sobreactuado, en la que se considera una de la peores películas de 1996. Incluso fue vapuleada en un capítulo de Los Simpson, donde Homero toma el guion y se refiere a esa película como la que casi acaba con la carrera de Carrey.

Reivindicación y otro fracaso

Sus fracasos como director pasaron desapercibidos gracias a su exitosa carrera como actor de comedias taquilleras, pero Stiller iría por un intento más y resultó que la tercera fue la vencida, cuando en 2001, el mundo del modelaje sufrió una irónica burla por parte de la original “Zoolander”, recibiendo incluso premios y reconocimientos. En esa ocasión tampoco alcanzó una gran recaudación pero al menos triplicó lo invertido.

Mientras su carrera delante de las cámaras seguía creciendo al punto tal que la Revista Forbes lo consideró entre los actores con mayores ingresos, Stiller tendría su gran oportunidad en 2008 con la que es la película más exitosa de su carrera como director: “Tropic Thunder”.

Satiriza grandes películas bélicas como “Platoon” o “Apocalypse Now” y además de haber logrado una buena recaudación alcanzando casi los 200 millones, lo destacable por sobremanera fue la insólita e increíble actuación de Robert Downey Jr. como Kirk Lazarus, un actor que en la ficción se somete a una operación para volverse negro.

Tropic Thunder es la película que hasta la fecha está considerada la mejor de Stiller con momentos de comedia épicos y apariciones gloriosas como el de Tom Cruise, como el delirante Les Grossman; además de otro ganador del Oscar, como Matthew McConaughey como Rick “Pecker” Peck, y sobre todo un invitado de lujo, como lo es el talentoso británico actor Steve Coogan, y como olvidar al pobre Damien Cockburn, a quien Grossman castiga indolentemente.

En 2013 sorprende con “The Secret Life of Walter Mitty”, basada en la adaptación cinematográfica del cuento homónimo publicado en 1939. Walter Mitty en la ficción es un administrador de negativos fotográficos de la revista Life que se anoticia de que dicha revista va a dejar de ser impresa para volverse un medio digital, y los despidos se convierten en algo habitual.

En 2016 repetiría la formula con Zoolander 2, lo que fue un estrepitoso fracaso. “Tiene más cameos de celebridades que risas”, dijo la crítica y con apenas una magra recaudación de 6 millones de dólares tuvo que lidiar con otros estrenos como Deadpool que la dejaron muy mal parada ante la competencia.

De todos modos y ante este último fracaso, Stiller igualmente se ha hecho de una carrera como director y no cayó en el perverso juego de ser encasillado solo como el comediante de los 90, cosa que les pasó a otros colegas suyos que jamás pudieron salirse de sus personajes típicos.

Publicidad