Lo dijo el ex legislador kirchnerista en relación al pavoroso espectáculo que brindó vía Zoom en plena sesión virtual de la Cámara. La defensa del exdiputado interpuso un planteó de sobreseimiento por ausencia de dolo de parte de su cliente. Retrato de un auténtico impresentable

Debe tratarse de uno de los episodios más bochornosos de la historia sucedido en un recinto legislativo, solo que por aquella ocasión se realizaban vía Zoom por la pandemia, aquel 25 de septiembre de 2020. Allí el exdiputado nacional por Salta, Juan Carlos Ameri, cometió un acto incalificable para ese contexto y como resultado de ello será juzgado por el delito de estorbo del acto funcional a raíz del incidente que protagonizó en el Congreso al besar partes íntimas de su pareja, frente a la cámara en plena sesión.

Por su parte el juez federal de Revisión Alejandro Augusto Castellanos luego de una audiencia de control de acusación, resolvió la apertura del caso a debate, luego de la clausura de una investigación de ocho meses.

En tanto el fiscal general Francisco Snopek ratificó la acusación penal realizada el 10 de septiembre del año pasado, cuando la defensa del Juan Ameri planteó el sobreseimiento. Los argumentos fueron rebatidos por la fiscalía, y sus argumentos fueron compartidos por el juez.

Como réplica de semejante papelón dijo: “Le di un beso en la teta, eso es todo”, dijo. Mientras la defensa del exdiputado interpuso un planteo de sobreseimiento por ausencia de dolo de parte de su cliente.

Además la defensa del kirchnerista escudriñando en tecnicismos expuso otros argumentos respecto a la atipicidad penal. A su criterio, se trató de un acto de negligencia de Ameri ante una falla de conexión, la que no fue intencional y, a su entender, se debería encuadrar como un hecho culposo.

Publicidad