El horroroso crimen de la niña Francesca de apenas dos años a manos de su madre, quien la sometió a tormentos inimaginables, tuvo su último capítulo cuando los jueces del Tribunal de Juicio de la Sala II, la condenaron a 35 años de prisión.

Infructuosos y finalmente fútiles fueron los pedidos de la defensora oficial, quien argumentó abandono de persona seguido de muerte agravado por el vínculo, para su representada. En tanto el Tribunal se inclinó por la postura planteada por la representante de la parte acusatoria, quien solicitó perpetua por la gravedad del hecho.

Durante el proceso oral y público se conocieron detalles escabrosos de cómo fueron esos terroríficos días en que esta niña se iba deteriorando en su salud por obra y gracia de una autentica psicópata, quien se iba al gimnasio dejando abandonada a su hija, entre otras aberrantes prácticas en las que la niña vivía prácticamente en chiquero.

Cabe recordar que Colque llegó a juicio acusada del homicidio calificado de su pequeña hija y el Tribunal de Juicio de la Sala II, hizo lugar al pedido de la fiscal Simesen de Bielke y la condenó a la pena máxima que prevé el Código Penal. Será registrada en el Banco de Datos Genéticos.

El Tribunal de la Sala II del Tribunal de Juicio del distrito Centro, integrado por los jueces Ángel Amadeo Longarte, Gabriela González y Pablo Farah, hizo lugar al pedido de la fiscal y condenó a Micaela Colque a la pena de prisión perpetua por el homicidio calificado de su hija de dos años.

En el mismo fallo, se dispuso la extracción de material genético de la condenada por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), previa asignación del Dato Único de Identificación Genética (DUIG), para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos.

Publicidad