La mamá de Karina Valeria Flores relató a MUY CRITICO con enorme pesar de que la defensa del imputado solicitó un recurso donde el conductor de la Toyota Hilux que mató el año pasado a su hija, tras una ingesta etílica, evite el juicio oral y público. Además de soportar la pérdida de su hija quedó a cargo de las dos hijas de la víctima y aun no le dan la tenencia.

Desidia, burocracia, indignación y desinterés por la vida, son los crueles condimentos con los que ha tenido que lidiar desde el 30 de agosto de 2020, Patricia, la mamá que perdió a su hija en el siniestro vial ocurrido en  el asentamiento Virgen de Urkupiña, donde una camioneta conducida por un execrable sujeto de nombre Jorge Durán Condorí, atropelló a la joven que se hallaba en el exterior de una vivienda.

El incalificable ebrio hace un año en plena pandemia fue a una reunión clandestina, bebió hasta emborracharse y luego manejó su camioneta Toyota Hilux; para finalmente estrellarse contra un kiosco en el mencionando asentamiento.

Foto: TELEFE SALTA

Tras esta tragedia perdió la vida Karina Valeria Flores. Mientras el borracho esta con prisión domiciliaria. “Se pasó directo sin hacer la rotonda, se metió a la vivienda y me la destrozó a mi hijita”.

“Me hicieron citar al poder judicial para avisarme que ya está elevado a juicio pero la defensa pide un juicio abreviado. Yo quiero juicio oral y público y que la sociedad lo conozca a ese asesino”, rogó Patricia.

“Vino a destrozar a una familia, yo quedé a cargo con dos nenitas de 5 y 8 años. Estoy pidiendo la tenencia. Desde que la asesinaron a mi hija yo las estoy criando a mis nietitas”, relató.

Publicidad