Lo dijo el Defensor General de la provincia de Salta, Pedro García Castiella, en dialogo con MUY CRITICO, con respecto al proceso de jury de enjuiciamiento que se lleva adelante contra la defensora de Tartagal, Rosa Díaz. “Lo que quería resaltar es que acá no hubo en ningún momento ninguna persecución. No se persiguió a nadie”, indicó el funcionario.   

¿Podría brindarnos algunas apreciaciones de lo que sucedió en las jornadas del jury que se sigue contra la defensora Díaz?

Me remontaría al día 23-06 cuando declararon las víctimas, es decir, personas abandonadas por la Defensoría de la doctora Díaz. Vinieron cuatro personas de Tartagal, cuatro personas humildes, una en silla de ruedas, un cacique aborigen; eso fue muy intenso para mi punto de vista porque tuvo la posibilidad el jurado de enjuiciamiento de tener frente de si a las caras de la pobreza y los efectos, las consecuencias del abandono de las funciones por las que fue acusada la doctora Rosa Díaz.

Después declaró quien habla, durante una hora y media o dos horas aproximadamente; y después el doctor Veliz, quien fue quien anotició de esta situación de los expedientes escondidos y abandonados; y luego el personal de la Defensoría que se encargó de la labor de auditoria e inventarios para detectar y contactar telefónicamente a estas personas privadas de defensa. Todos ellos declararon el día miércoles 23-06.

El día 24-06 hubo algunas testimoniales producidas por la defensa de la doctora Díaz. Pero en síntesis lo que quería resaltar es que acá no hubo en ningún momento ninguna persecución. No se persiguió a nadie.

Lo que se pretende es darle a la Defensoría General una severa impronta de cumplir con el mandato constitucional de deberse a los asistidos que son las personas de modestos recursos y los que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad y que en este caso está manifiesto y clarísimo que han sido abandonados.

No he venido a la Defensoría General a consentir ni a tapar irregularidades ni tampoco a tolerar ningún tipo de defensa corporativa. En síntesis eso es lo que estoy viendo del avance del jury. Creo que todo lo que se está evidenciando y mostrando a los miembros del jury, -y sería interesante también que toda la sociedad tenga conocimiento de lo que se trata,  porque esto debiera ser público-, y que se sepa verdaderamente por qué se la está acusando a la defensora Díaz.

Esta todo demasiado claro, más allá que he notado y en alguna medida he “padecido” una enjundiosa y muy esforzada defensa técnica que se está llevando adelante por parte del estudio del doctor Marcelo Arancibia; realmente las cosas son tan groseras, el nivel de incumplimiento y abandono es tan evidente y tan manifiesto; el uso de esta persona vulnerable, que han usado y hecho firmar documentación para la usurpación de una propiedad en la localidad de Joaquin V. Gonzalez, para que todas las denuncias recaigan en contra de esta pobre persona, y que después inclusive tuvo denuncias de amenazas de muerte con la hermana Paola Diaz, y que a pesar de ello en el año 2020 igualmente la Dra. Rosa Diaz le toma un caso nuevo a pesar de toda esta cantidad de cuestiones que comprometían su imparcialidad; ante un instrumento que esta ahí reservado como prueba secuestrado en la defensora, en el que la misma Dra. Diaz invocando su condición de Defensora Oficial, firma documentación apócrifa usada para usurpar la vivienda de J.V Gonzalez en donde está la firma de ella.… Hay cuestión que verdaderamente, mas allá de buena defensa técnica que haya, son manifiestas y hablan por sí solas.

Es cierto que la principal garantía que tiene que primar es el derecho a defensa de la acusada que se está llevando adelante con mucha tenacidad pero más allá de eso, yo le dije al tribunal de enjuiciamiento: “Señores jueces antes de resolver vayan y revisen. Basta un instrumento que está reservado ahí con la firma de la doctora Díaz, simulando que le devuelve un dinero a esta señora, invocando la recisión de un contrato de compraventa, que no es de ella, sino que es del cuñado”.

Usando la instalaciones de la defensoría –de Tartagal–, usando su condición. También les dije a los miembros del jury que muchos de ellos son o han sido miembros del Concejo de la Magistratura, son responsables de merituar y medir la calidad ética, moral y técnica de los jueces, magistrados, entre ellos los defensores y los fiscales, y si ellos consideran que este es un perfil de magistrado que se merece la sociedad, ya será para que cada uno asuma las consecuencias y las responsabilidades que le correspondan, pero todo es evidente y manifiesto.

Más aun la respuesta que da la doctora Díaz, de que ella justifica el abandono de estos justiciables que se les impidió el acceso a la Justicia diciendo que “ahí había una Defensoría que estaba abandonada hace mucho tiempo sin designar defensor”; allá por 2018 y que en razón de eso, ella dispuso que desde el día que ella asumía se hacía cargo de ahí para adelante y para atrás no. Así fue que, se fue armando ese semejante armario con 400 actuaciones desatendidas que después determinamos en concentrar las acusaciones en 150.

Ella manifiesta y reconoce que abandonó esa cuestión; les dije a los miembros del jurado que por ejemplo, esto es lo mismo que un  juez asuma un día de junio del año 2021 y luego diga: “Todos los expedientes que tengan fecha anterior años anteriores, no me hago cargo y los archivo porque no son responsabilidad mía”.

Aún más, dice que mi predecesora en el cargo, la doctora María Inés Diez tenía un acabado conocimiento de lo que ocurría en esa defensoría. Les manifesrté que yo no puedo creer que la doctora María Inés Diez haya conocido esta situación y menos aún que la haya tolerado o consentido.

Analizo y veo que quizás la acusada en este caso la doctora Díaz no es consciente de la irresponsabilidad en la que incurrió. No toma el peso de la gravedad de lo que ha ocurrido, que es dejar abandonada la Defensa Publica, el mandato constitucional de permitirle al pobre y más aún las condiciones de vulnerabilidad en la que viven el norte, de permitirle el acceso a la justicia en condiciones de igualdad que el mandato constitucional y convencional que todos debemos respetar.

En algún momento haciendo un análisis introspectivo me preguntaba a mí mismo si era posible haber evitado llegar a este punto;  porque acá no solamente estamos hablando de las donaciones, estamos hablando de incumplimiento y abandono del cargo y la participación de una cuestión muy reñida con la ética, con la moral y con lo que se espera de un magistrado al  haber acompañado un proceso la falsificación de instrumentos y usurpación de una vivienda.

Hacía este análisis retrospectivo y me preguntaba si hubiese sido posible evitar llegar hasta este punto y llego a la conclusión que si no hubiera promovido las acciones que se han promovido y han llegado a esta instancia no hubiera sido leal consecuente ni respetuoso con el compromiso ni el juramento que hice al asumir esta función.

Soy responsable de que la defensoría abra las puertas a las personas de modestos recursos y de garantizar y asegurar el acceso en condiciones de plena igualdad con aquellos otros ciudadanos que si pueden abonar un patrocinio privado y como dije en un primer momento: no estoy dispuesto ni lo voy a hacer de consentir, tapar, ni mirar hacia el costado cuando veo situaciones de esta naturaleza.

¿Entonces no solo es el caso de las donaciones, sino también que existen otras 400 causas para revisar?

Como ha explicado la gente que está trabajando en el proceso de restauración y darles respuesta a estas personas, solamente estamos hablando de trámites que nunca se iniciaron. En la acusación se concentran 150; 400 fue el número general de lo que había en el placar que después se fue entrecruzando datos, decantando y se bajó a la suma de 265. Y cuando concentramos solamente en un periodo de 2017-2020, para ser más ecuánimes, solamente en ese periodo son 150 casos.

No solamente estamos hablando de las causas de las donaciones que para mí es la de menor entidad, pero no por ello menos grave; sino que estamos hablando de situaciones que hacen estrictamente a la condición funcional de ella en la Defensoría. Y que además databan ya de fechas anteriores, ya que la denuncia de la persona usada para la usurpación había llegado el año anterior en plena pandemia y restricciones, y al pedirle a la defensora que formule consideraciones, que estime corresponder, y al enviar su descargo en agosto, pero en el mismo surgían mas elementos incriminatorios que en la misma denuncia, ya que allí nos enteramos que el comprador era su cuñado, que había formulado requerimientos al Juez de Paz como Defensora Oficial pidiendo que convalide la validez de los instrumentos, y que había denunciado penalmente a quien hasta el día anterior había sido su asistida.

Desborda por todos lados el mal desempeño y un perfil inidóneo para la continuidad del cargo, pero las últimas palabras la tienen los señores miembros del jurado de enjuiciamiento.

¿Cómo sigue el proceso entonces más allá de que renuncie o no renuncie la defensora Díaz?

El jurado de enjuiciamiento al momento de dictar sentencia tiene que concentrarse solamente en una determinación: Como está imputada por mal desempeño e incumplimiento de los deberes del cargo, y esa es la naturaleza del jury, solamente se la puede privar de lo que ella, como tiene una inamovilidad constitución, solamente se la puede privar del cargo con una sentencia del jurado de enjuiciamiento, quien se tiene que concentrar en disponer si ella continua en el cargo o es removida.

Todo lo que sean cuestiones penales van a continuar su curso. Causa donaciones y las otras causas de las que hemos hablando. La causa de incumplimiento de deberes de funcionario público continuará su curso allá en los tribunales de Tartagal. Pero acá se tiene que concentrar en que si continúa o no en su cargo.

El juicio se está llevando con total normalidad, como todo proceso oral. Yo soy un defensor de la oralidad e inmediación, ya que la inmediación con la prueba es lo que valida y convalida la resolución final del tribunal; y tener una defensa férrea, eficaz, insistente como he visto que está llevando adelante el doctor Marcelo Arancibia también es necesaria, porque en la acusación la prueba que se presente tiene que pasar el test de confrontación con la defensa.

La defensa la tiene que cuestionar, si supera ese test, valida en definitiva lo que resuelva el tribunal. Debo reconocer que se está llevando con normalidad y se están respetando todos los derechos de la doctora Díaz. Se está llevando de manera sobradamente enjundiosa y esforzada por parte del doctor Arancibia pero yo creo que la prueba es excesivamente contundente.

Publicidad