Lo dijo Luciano Romano, defensor de Sergio Vargas, tras conocerse los fundamentos de la sentencia que absolvió por la duda a su representado. El letrado adelantó que casará la sentencia y solicitará la absolución lisa y llana.

¿Podría brindarnos detalles acerca de los fundamentos que absolvieron a su defendido?

El día viernes 04-06 se presentaron los fundamentos en la sentencia dictada en la cual se decidió absolver bajo el beneficio de la duda a Sergio Vargas. El juzgado ha considerado que la fiscalía no había logrado mantener argumentos coherentes, no había logrado tener una línea investigativa, ni sostener lo planteado durante todo el debate.

Tampoco había logrado mantener una línea investigativa o acusatoria sobre Sergio Vargas que sea consistente, ya que en un primer momento fue imputado por el delito de “homicidio triplemente calificado como autor material”; después decidieron pasarlo a una “participación secundaria” y durante el debate hicieron un tercer cambio de calificación, pasándolo a un “criminis causa”, ya que no tenían un sustento para mantener las acusaciones anteriores.

Eso consideró el Juzgado, que la fiscalía no podía tener coherencia en la imputación que venían sosteniendo. En base a eso decidieron absolverlo bajo el beneficio de la duda. Ahora, nosotros –la defensa– estamos armando una presentación para irnos al Tribunal de Alzada porque vamos a presentar un recurso de apelación ante la sentencia ya que consideramos que no había duda en la inocencia de Vargas, sino que el juzgado habrá considerado en su momento de que bajo el beneficio de la duda podría ser absuelto. Nosotros consideramos que tiene que ser lisa y llanamente. Así que recurriremos la sentencia y también tengo entendido que la fiscalía optará por el mismo criterio.

Sobrevuela el fantasma de Santos Clemente Vera, quien después de una absolución “por la duda” terminó en la Unidad Penal de Villa Las Rosas en una confirmación de fallo inexplicable. ¿A Sergio Vargas podría sucederle lo mismo?

Es un temor que si lo tenemos. Es un temor que también lo tiene la familia. Fue un revés del tribunal de Alzada muy grande, en la causa de Vera. Para mi consideración fue un “mamarracho”.

Creemos que en esta oportunidad no vamos a volver a pasar por lo mismo ya que no hay algún argumento sólido del que pudiera agarrarse el Tribunal de Alzada para revertir este fallo. Sería ilógico agarrar una causa con tanta inconsistencia, revertir un fallo y pasarlo de una absolución a una condena de 12 años, es una locura. Tendríamos una inseguridad jurídica total.

Empezamos que, en primera instancia, te considera inocente y el Tribunal de Alzada te considera culpable o a veces a la inversa; creando una inseguridad, porque no podés salir en libertad, esperar un año nuevamente y volver a quedar detenido con una condena de 12 años. Es una locura.

¿Una estimación de tiempo por cuando se podría saber si este pobre hombre podrá rehacer su vida en paz?

Actualmente está tratando de rehacer su vida con ciertos temores y recelo a la sociedad porque lo está señalado como “el sicario”, pero creería y quiero creer que esto va a terminar cuando el Tribunal de Alzada se expida nuevamente. Calculamos entre ocho meses a un año o un poco más, ya que se encuentra en libertad y los tribunales de alzada se demoran un poco más en resolver la situación.

Publicidad