Tras la escandalosa salida del Ministerio de Salud de Ginés González García, quien montó un vacunatorio para personajes “exclusivos”, se conoció la lista de quienes tuvieron acceso al beneficio por encima de grupos de riesgo y ancianos. Síntomas de un gobierno hipócrita que declama igualdad, basa sus campañas en conquistas sociales pero prefiere darles las vacunas a sus amigos antes que a grupos de riesgo en un país con más de 50 mil muertos por Covid.   

Parece ser que siempre se deberá remitir a la hipótesis que planteaba Marx, que todo se reduce un problema de clases. Es universal y esta enquistado en la humanidad desde tiempos inmemoriales, esa malsana costumbre de elegir a unos y descartar a otros, como en el Titanic, cuando decidieron que debían morir los pobres por descarte y que los botes sean para los ricos y notables.

En cuanto a Ginés González García, es el claro ejemplo de todo lo que se hizo mal desde que esta pesadilla comenzó. Se cargó más de 50 mil muertos por no poder manejar una crisis sanitaria de características apocalípticas. Aun cuando el presidente le brindó todos los recursos, no hubo una sola decisión que haya tomado que se haya traducido en beneficios para la población.

El escándalo de la vacunada al “Perro” Verbitsky es solo la punta del iceberg, si se quiere continuando con la paradoja del Titanic, porque es de convenir que a este funcionario se le fue de las manos semejante situación, de la que jamás estuvo a la altura de las circunstancias.

De pobres y ricos

Desde el minuto uno en que el impresentable Mauricio Macri (el peor presidente de la historia argentina) tomó las riendas de un país que aun rondaba los 29 puntos de pobreza –Cristina dejó ese número sin modificarlo desde que asumió– hasta un 35% del país que no come dos veces al día; lo único que se escuchaba desde C5N, hasta los editoriales de Pagina 12, pasando por cuanto “robot” adiestraron a lo largo y ancho del país, de que “Cambiemos gobierna para los ricos”. Obvio que era cierto pero evidentemente el actual gobierno de Alberto, mira la paja en el ojo ajeno, y no ve la viga en el suyo.

Unos años después de la tragedia de los Andes, uno de los sobrevivientes dijo que las crisis extremas donde está en juego la supervivencia, pueden elevar al ser humano a lo mejor de su espíritu o hacerlo descender a lo peor de sus miserias. Muy oportuna reflexión para analizar como la pandemia le ha afectado a quienes tienen el poder de manejar la vida y la voluntad del pueblo. Primero Verbitsky, después un viejo hijo de vecino que se está muriendo en el anonimato.

Aunque Verbitsky no es el único beneficiado de las mieles K, hay toda una lista de personajes que “viajan” en la clase ejecutiva de ese Titanic en el que vamos todos y que ya chocó contra el iceberg. El diario La Nación publicó la lista de notables:

El listado completo

Horacio Verbitsky (periodista)

Jorge Taiana (senador)

Eduardo Valdés (diputado)

Florencio Aldrey Iglesias (empresario, dueño del diario La Capital de Mar del Plata y de varios hoteles)

Dolores Noya Aldrey (familiar de Aldrey)

Lourdes Noya Aldrey (familiar de Aldrey)

Salomón Schachter

Seza Manukian

Félix Guille