Creada por George Kay y protagonizada por Omar Sy, Ludivine Sagnier, Vincent Londez, Shirine Boutella, Nicole García y Hervé Pierre, la serie está disponible en sus primeros 5 episodios. Netflix anuncia una segunda temporada. Basada en el personaje de la serie de novelas de Arsène Lupin, sin necesariamente ser una adaptación de la obra publicada por primera vez en 1907. Imagen: Netflix

Por Iggy Rey

Maurice Leblanc es el autor de la serie de novelas de Arsène Lupin, el hábil ladrón de guante blanco. Entre 1907 y 1935 se publicaron numerosas obras que relatan las aventuras del carismático ladrón, quien era una especie de alter ego del popular personaje de Sir Arthur Conan Doyle, Sherlock Holmes.

“La serie está inspirada en los libros de Arsène Lupin y en Omar Sy cuando supe que estaba involucrado”, dijo George Kay, creador de la serie que tiene como protagonista al actor de “Intocables” -2011- de Olivier Nakache y Eric Toledano, una de las películas francesas más taquilleras de la historia de ese país.

Netflix lanzó los 5 primeros capítulos donde el personaje de Omar Sy se fagocita en el mítico ladrón de las obras de Leblanc, pero no necesariamente “es” el personaje de las famosas novelas. Sucede que George Kay tuvo la suficiente habilidad como para ubicar al carismático actor en un papel bastante parecido al de la película que lo convirtió en una estrella de fama mundial, pero con mucho más “charme” que aquel marginal que ayudaba al inválido millonario.

Assane Diop –Sy– es un hombre atravesado por el suicidio de su padre, hecho que sucede cuando él apenas tenía 14 años, producto de las prácticas espurias de su patrón, un millonario que culpa al pobre hombre de un delito que jamás cometió. Tomando ese hecho como anclaje principal para revalorizar la venganza como valor del talante del “Conde de Montecristo”, arranca el primer episodio y pone en la palestra las diferencias de clases sociales y los prejuicios más básicos contra la gente de color de los países europeos, con distintos efectos de disparadores de conciencia.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by LUPIN (@lupinnetflixtv)

Sin dudas el papel esta hecho a la medida de Omar Sy, quien ya siendo un hombre maduro está centrado no solo vengar a su padre, sino que la redención de su progenitor será la base de su accionar. Así es que se trasforma en una especie de “The Saint” francés, pero a diferencia del personaje creado por Leslie Charteris para la televisión británica, Assane es un delincuente entrenado al calor de las prisiones y formado en base a sus lecturas de la novela de Maurice Leblanc, justamente el libro que su padre le regaló de niño.

Hay una revalorización generacional a la literatura por sobre los videojuegos y los celulares; más un recorrido lúdico por los escenarios en donde el ladrón se mueve con habilidad exquisita; más un juego del gato y el ratón dignísimo de un robo en modo “Ocean eleven”, donde las explicaciones de cada secuencia del atraco se van alternando con las escenas en tiempo real.

Quizás la serie peque de “pastiche posmoderno”, como lo tildó un importante medio en su crítica, pero lo que si logra es el entretenimiento lineal de cada antológica movida del pícaro y seductor ladrón, aunque sobre el filo del quinto capítulo roce demasiado lo dramático.

Está anunciada una continuación de la frenético y angustiante conclusión de la primera temporada, por lo que los aficionados a la serie pueden esperar aliviados, ya que las aventuras de Assane Diop tendrán una continuidad en la plataforma de streaming.