Lo dijo Luciano Romano, uno de los abogados de Sergio Vargas, quien asegura que desde el Poder Judicial “están dando una señal a la sociedad de que cualquiera puede ser detenido con pocos argumentos con la simple intención de solucionar un homicidio”. Además el defensor relató que se les negaron sistemáticamente todo lo requerido en cuanto a pedidos de arresto domiciliario. Imagen: Fiscales Penales

El doctor Luciano Romano tomó la defensa de Sergio Vargas en calidad de Pro Bono al momento de enterarse de la noticia de su detención. Durante los dos años en los que Romano intentó por todos los medios lograr un arresto domiciliario al menos ante semejante acusación infundada; el conocido penalista Marcelo Arancibia se sumó a la defensa de Vargas bajo las mismas condiciones. El Pro Bono es una actividad altruista que un profesional de un área concreta realiza a favor de personas u organizaciones sin ánimo de lucro que lo necesiten.

Ante la última novedad en el caso que tiene a Vargas bajo la absurda acusación de “supuesto homicidio calificado por ensañamiento, alevosía y por precio o promesa remuneratoria, en calidad de partícipe secundario”, Romano brindó una entrevista exclusiva con MUY CRITICO.

¿Le sorprendió la noticia de la elevación a juicio?

No nos sorprendió porque estábamos esperando que el Juzgado de Garantías haga lugar al pedido de requerimiento de remisión de causa a juicio por parte de la fiscalía. Es algo que nosotros también queríamos que se hiciera porque consideramos que el juzgado de garantías había sido muy imparcial con nosotros o con el objetivo que nunca nos habían dado una respuesta favorable a cada pedido.

Nosotros consideramos que la mejor manera de demostrar la inocencia de Sergio (Vargas) es incursionar en el debate.

¿Es lo mismo que opina su co-equiper en este caso, Marcelo Arancibia?

Si, con Marcelo desde el inicio cuando vimos la actitud del Juzgado de Garantías consideramos que lo mejor que se podía hacer por Sergio es irnos a un juicio oral y demostrar su inocencia porque el juzgado de garantías no nos permite hacer valoración de la prueba pero si durante un debate podemos valorar bien la prueba para demostrar la inocencia de Sergio, y la falta de pruebas que tiene la fiscalía para mantener la acusación en su contra.

¿Porque esa reticencia durante todos estos meses que ustedes hicieron tantos tramites?  

Siempre por parte de la Fiscalía fue todo negativo. Siempre se nos ha puesto cualquier planteamiento y el Juzgado Garantías siempre le hizo lugar a los planteamientos de la fiscalía y no a la defensa.

Carteles que exhibía la fiscalía cuando manejaba la hipótesis del robo. Después cambiaron drásticamente la estrategia acusando a Sergio Vargas

Ellos siguen sosteniendo que hay un peligro de fuga; un entorpecimiento de causa y que posiblemente si Sergio es condenado recibiría una pena mayor a 15 años y que sería de carácter efectivo. Esos son los argumentos que ellos sostienen.

Pero adonde se va a fugar este pobre hombre si no tiene ni para cargar la Saeta y además ya tuvo tiempo de profugarse, tuvo dos años…

Claro. Primero, que no tiene los medios necesarios para irse; segundo, tuvo dos años desde el homicidio de Jimena hasta su detención para poder huir; y tercero, el organismo judicial cuenta con medios necesarios para evitar estas cuestiones. Poder darle la libertad condicional y una domiciliaria y mantenerlo controlado por otros medios pero tampoco lo quieren hacer. Entonces como es una causa pública en donde tienen mucha presión por la sociedad ellos piensan de que van a dar un resultado condenando a un inocente y no es así.

Usted hizo unas declaraciones en una radio de que los  asesinos estarían en el extranjero y la verdad que resulta bastante lógico…

Tenés que tener en cuenta que desde el homicidio de Jimena desde el primer día no se hicieron las cosas como se deberían haber hecho. No se hizo un Sistema GEO desde el primer momento de la denuncia del fallecimiento de Jimena.

No se tomaron los recaudos necesarios en las fronteras. Tenga en cuenta que desde el homicidio de Jimena ya estamos a tres meses de cumplir cuatro años de su homicidio, entonces qué posibilidades hay de que sigan en el país estas personas sabiendo que es de público conocimiento, hay fotos por todos lados. No están aquí, ya se fueron. Sería muy crédulo de pensar que seguirían acá con la posibilidad de quedar detenidos.

Pero hay que aclarar que de los cuatro años; hubo dos años que no hubo un solo adelanto en la investigación ¿o no fue así?

Por supuesto. Desde el homicidio de Jimena pasaron dos años para recién detenerlo a Vargas, cuando a Vargas lo conocen desde el primer día. Vargas prestó declaración, se sometió a las pericias genéticas, participó de la reconstrucción del hecho. No había pruebas contra él. No había ni siquiera una sospecha de los anteriores fiscales, pero de repente, en búsqueda de una solución ¿qué hicieron? “haber, quien esta acá, quien no pertenece a la zona, él, listo”.

La hermana de Vargas clama por la inocencia de Sergio Vargas en la puerta de tribunales -Foto: MUY CRITICO-

Esa no es la solución. Esa “solución” que está dando la fiscalía –digamos el Poder Judicial– están dando una señal a la sociedad de que cualquiera puede ser detenido con pocos argumentos con la simple intención de solucionar un homicidio o un delito.