Además de agravar la acusación para dos de los imputados, la representante del Ministerio Publico, Ana Inés Salinas Odorisio, concluye que la “agresión que realizan Morales y Detzel en un contexto de dominación, con control general coercitivo por pertenecer al género opuesto”, fue el desencadenante fatal en los últimos minutos de la señora María Leonor Gine.

Solo una línea de sintaxis de lo manifestado por la fiscal penal 1 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Ana Inés Salinas Odorisio, podría enviar por 35 años al “cadalso” a dos de los tres imputados en el sórdido episodio ocurrido en calle Belgrano.

“Agresión que realizan Morales y Detzel”, es la oración que se refiere al momento fatal en el que los imputados habrían acabado con la vida de la señora María Leonor Gine la noche del viernes 27 de marzo.

¿Uno o dos agresores?

Las acusaciones que les caben a Agustín Morales y Federico Leonardo Detzel, son cada vez más más complejas.

Agustín Morales se encuentra imputado como autor de los delitos de homicidio agravado por el vínculo, ensañamiento, alevosía, criminis causa y por mediar violencia de género en concurso real con la violación de las medidas dispuestas por autoridad competente para impedir la propagación de una pandemia.

Mientras que Federico Leonardo Detzel, se encuentra acusado como autor de los delitos de homicidio agravado por ensañamiento, alevosía, criminis causa y por mediar violencia de género en concurso real con la violación de las medidas dispuestas por autoridad competente para impedir la propagación de una pandemia.

Evidentemente para Salinas Odorisio, Morales no habría actuado solo, sino que tuvo la colaboración de Detzel, y esto sin dudas va “emprolijando” las dudas que se plantearon desde el minuto uno de éste horripilante hecho de sangre.

Las primeras crónicas daban cuenta de que el nieto había asesinado a su abuela en un contexto de encierro y cuarentena, a lo que se le sumaba el factor de un copioso uso de sustancias estupefacientes.

Pero con el correr de la investigación, la representante del Ministerio Publico fue corriendo la óptica hacia Detzel. De hecho su presencia durante los horarios en el registro de las cámaras de vigilancia del edificio lo ubica en la ventana de tiempo en el que habrían ocurrido los fatales hechos que terminaron con la vida de la señora Gine.

Una cuestión de género

En el decreto de ampliación se considera además que el Protocolo para la Investigación y Litigio de Causas de Muerte Violenta de Mujeres, define “la muerte violenta de mujeres por razones de género, ya sea que tenga lugar dentro de la familia, unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal; en la comunidad, por parte de cualquier persona, o que sea perpetrada o tolerada por el Estado y sus agentes, por acción u omisión”.

Publicidad