La complejísima trama escrita por Baran bo Odar y Jantje Friese para la tercera y última temporada se convirtió rápidamente en tendencia número 1 en las plataformas de Netflix de muchos países del mundo, entre los cuales esta Argentina. Los multiversos, la materia oscura y los viajes en el tiempo son los principales ejes en los cuales se mueve la fantástica serie alemana. Los defensores de “Breaking Bad” salieron al cruce en redes sociales acerca de la nueva controversia surgida ¿Cuál es mejor de las dos series? Imagen: Netflix
NO CONTIENE SPOILER

Para descontento de los fans de la serie que ha conmocionado al mundo entero desde el estreno de su primera temporada, llega la tercera y última. Su creador, Odar explicó que el plan siempre era terminar la historia y acabar con el ciclo de paradojas de viajes en el tiempo tras la tercera entrega.

En sintonía con “Stranger Things”, las referencias también aparecen en Dark. Con una impronta similar respecto a los ineludibles 80 y 70, Odar “ataca” con posters de Boris Becker, el campeón alemán levantando el trofeo de Wimbledon, cuando el tenista lo conquistó a los 17 años; también un poster de “Los Goonies”, casi la biblia de las series de Netflix para ochentosos que se precien de serlo.

En el minuto 14 del primer capítulo Martha y sus hermanos Mikkel y Magnus deben ir a la escuela. En un momento aparece una réplica de las siniestras gemelas de “The Shining” -1980- de Stanley Kubrick, basada en la novela de Stephen King, publicada en 1977.

Además de las referencias directas a la aclamada “Back to the Future” -1985- de Robert Zemeckis, los alemanes de Dark no se olvidaron de los/las Wachowskis con la recurrente frase del personaje de Keanu Reeves, Neo: “Déjà vu es un error de la Matrix”. Por último los tres asesinos del tiempo tienen la misma cicatriz en la boca que el personaje de “Dragón Rojo” interpretado por Ralph Fiennes.

En cuanto a la temporalidad esta arranca en la ficción el 4 de noviembre de 2019, con el mundo paralelo al de Jonas. Acá Martha es quien toma la posta para intentar detener el Apocalipsis.

Las interpretaciones son tantas y tan variadas que se podría armar un catálogo con los planteos. A saber, lo de Adán y Eva no es otra cosa que la implementación de lo binario, tan usual en el mundo de la informática desde sus albores, mediante el método de unos (1) y ceros (0).

La dualidad también está presente en la estética de la intro, la cual es un collage de diadas y figuras divididas a la mitad. De hecho la misma cueva es una dualidad en sí.

Los espejos juegan un papel fundamental. En matemática la cuestión viene por una reflexión es un mapeo desde un espacio euclídeo a sí mismo que es una isometría con un hiperplano como un conjunto de puntos fijos.

Esto se ve en las habitaciones de Jonas y Martha, cuando ambos despiertan y los dos se sientan en la cama, se observa que las habitaciones son iguales pero no idénticas, están dispuestas como en un espejo.

¿Mejor que Breaking Bad?

Las redes sociales son el terreno favorito para dirimir este tipo de cuestiones. Breaking Bad fue estrenada el 20 de enero de 2008 y desde entonces tras 5 temporadas ha cosechado todos los elogios posibles y una “diarrea” de premios.

Sin embargo los fanáticos de Dark votaron a la serie alemana como la mejor de toda la historia de Netflix a través del sitio “Rotten Tomatoes” y la polémica estalló.

Por su parte Breaking Bad tiene más de 30 premios en lo que respecta a series para la pantalla. Además del Globo de Oro, Emmy a la Mejor Serie Dramática, Emmy al Mejor Actor – Serie Dramática, Sindicato de Actores a la Mejor Interpretación del Reparto de una Serie Dramática y Mejor Actriz de Reparto – Serie Dramática, Sindicato de Actores a la Mejor Interpretación del Reparto de una Serie Dramática, Globo de Oro al Mejor Actor de Serie de Televisión – Drama, entre otra docena de galardones.

De hecho el personaje de Bryan Cranston está considerado como el malo más detestable de la historia de todas las series. Se lo ha llegado a comparar con el “Michael Corleone” de Al Pacino, por su extraordinaria metamorfosis.

Sin embargo el potencial de Dark reside en su intrincado guion, el cual da tantas vueltas que ya ni siquiera se podría situarla dentro de un mero ejercicio de Flashback y flashforward. Lo de Dark es una constante y apabullante tormenta de secuencias conexas o no, entre sus personajes, que incluso están tan bien elegidos que hasta parecen tener su misma mirada, gestos y hasta rasgos idénticos.

Por todo esto los fanáticos se devoraron todos los episodios y parece ser que ya no hay más hilo –rojo– para tirar del carretel, por lo que los apasionados de la exitosa serie deberán conformarse con algún reboot, o Spin-off, tal como sucedió con Breaking Bad, pero quiera Dios que no corra la misma suerte de la pésima y aburridísima “Better Call Saul”, Spin-off del personaje más socarrón de la serie del profesor con cáncer que se puso a vender anfetamina.  

De crearse alguna forma de continuación o precuela de Dark, de seguro no tendrán problemas de arrancar desde cualquier lugar del guion, ya que “el principio es el final y el final es el principio”.