El Chinato Torres y Ramon Vivas fueron los impulsores de la idea de juntar a más de 30 bateristas y tocar al unísono el clásico de Soda Stereo, “En la ciudad de la furia”. El resultado es increíble, ya que la totalidad de los músicos lo hacen sin salir de sus casas y con la ayuda de un metrónomo. Estos son esos breves momentos en los que el arte trasciende todas las barreras y pone de manifiesto que su poder va más allá de cualquier situación desafortunada.

El 15 de mayo de 2010 fue internado por una descompensación​ luego de presentar su espectáculo en Caracas, Venezuela, el cantante argentino Gustavo Cerati. Los nefastos médicos venezolanos no quisieron atenderlo ya que argumentaban que estaba teniendo una sobredosis por drogas, pero en realidad estaba sufriendo un ACV.

Veintidós años antes de aquella trágica noche en la que Gustavo tocaba las puertas del Cielo, la canción “En la ciudad de la furia”, ya había sido publicada en el álbum Doble vida, lo que la convertiría en uno de los emblemas del rock argentino y como él mismo dijo “en la banda de sonidos de la vida muchas personas”.

El 3 de marzo de 2020 se conocía el primer caso confirmado de la pandemia por Coronavirus en Argentina. Desde entonces el Gobierno nacional decretó una cuarentena que cambiaría para siempre la vida de todos los habitantes, sin distinguir condiciones sociales, credos, religiones, razas o preferencias sexuales. Absolutamente todos deberían cumplir con el aislamiento social.

Tras ese decreto presidencial al cual todos los gobernadores debían acompañar y cada uno de los ciudadanos debería cumplir con el aislamiento, lo que disparó de toda clase de reacciones desde todos los sectores.

Los coletazos psicológicos del aislamiento y la falta de productividad hicieron que muchos se vieran afectados no solo económicamente sino emocionalmente.

Algunos comenzaron a encontrarle la manera de no enloquecer ni caer en una depresión. Uno de ellos, el músico salteño “Chinato” Torres y o el otro artista al que se le ocurrió la estupenda idea fue Ramón Vivas.

Los 30 bateristas, un clásico y una promesa 

Nietzsche sostiene que el arte tiene más valor que la verdad por ser afirmador de la vida del ser humano. En pocas palabras el filósofo alemán pensaba que la única manera de tolerar las aberraciones de la vida era a través del arte como salvoconducto para escapar de la locura.

Entrevistado por MUY CRITICO, el Chinato Torres relató cómo surgió la idea de ejecutar con la ayuda de la batería y un metrónomo, ese clásico inmortal de Soda Stereo, en medio de la pandemia.

¿Cómo surge la idea para armar este video tan impactante y espectacular?

En realidad el origen de esto estuvo en Ramón Vivas, quien a principio de año me dijo: “Che, podemos hacer algo en la usina del arte, donde me pregunta ¿Cómo la vez juntar a 50 bateros?. En la usina del arte tengo un super sonido, preparamos un repertorio de 7 u 8 canciones, tocando con todos esos bateros al unísono”.

Entonces vino esta hecatombe pandémica y todo se redujo a la nada, pero se ve que a Ramón se le quedó en la cabeza esta idea dando vueltas.

¿Esta idea surge antes de la cuarentena?

Claro, claro… porque la idea como te digo, era hacerlo en vivo. Pero yo no se la había transmitido a ninguno de los chicos. Me demoré no sé porque y cuando se armó todo este problema del Coronavirus, quedó todo como en un stan by.

Pero Ramón no, él no quedó en stand by nada. “La hagamos”, me dice y me pregunta: “¿A cuántos podés reclutar?”. Entonces comencé a llamar.

Yo tengo un club de bateristas salteños, tengo grupos de chat y les propuse a los chicos que les parecía y se engancharon un montón, y cada uno grabó su video desde la casa.

Ramón preparó una versión de la canción de Soda, “En la ciudad de la furia” y le puso un metrónomo, porque todas esas canciones están grabadas con metrónomo.

N de R: El metrónomo es un aparato utilizado para indicar tiempo o pulso de las composiciones musicales. Produce regularmente una señal, visual o acústica, que permite a un músico mantener un pulso constante al ejecutar una obra musical.

Me parecía un buen desafío para los que jamás habían grabado así, saber cómo era, porque ahora ya se hace todo con la computadora y no hace falta usar un metrónomo.

¿Cada uno fue grabando la canción? Porque la sensación que te da al ver el video es que están tocando todos a la vez ¿No fue así?

No… eso es lo loco de todo esto. Cada uno de los chicos recibió la versión de Soda Stereo, “En la ciudad de la furia” por metrónomo; les llegó a cada uno por WhatsApp. Entonces se la estudiaron a esa versión de punta a punta, tal cual es, tocada con la banda y con el rigor del metrónomo.

Cada uno se grabó un videíto casero con un celular. Entonces te doy un ejemplo: yo le pedí el celular a la “Tuti” –su esposa– entonces con ese celular escuché la versión por auriculares; y con mi celular lo puse a un costadito y me grabé todo lo que es la batería sola. No sale nada de la música. Entonces cada baterista hizo eso en su casa.

…Y de ahí se pasa a un trabajo de edición estremecedor ¿Quién es el editor del video?

Ramón Vivas junior, que es el hijo de Ramón. Tiene 24 años, es el “Colo”, quien se encargó de editar todo esto. Obviamente que debe haber laburado en equipo también. Por suerte todos esos bateristas fueron muy prolijos. Mucho compromiso por parte de cada uno de ellos y eso hizo que la cosa fuera mucho más fácil.

¿Cómo hicieron para que no se los “muteen” –silenciar– el video, por los derechos de Copiryht de la canción “En la ciudad de la furia” de Soda?

¿Decís por los derechos de autor? Calculo que como está hecho sin fines de lucro totales, yo creo que simplemente es compartir un poco de música en estas épocas que nos agobian. Alguna tabla de salvación tenemos que tener para no comernos la cabeza con lo que nos pasa.

Creo que el arte nos estaría salvando con este tipo de manifestación cultural y con estos otro cincuenta y pico… ¿cuántos son?

En el video participaron casi 30, no los conté. A muchos de ellos no los conozco pero me encantó que nos conociéramos de esta manera. Cuando vi el video los vi a los chicos prendidos fuego y tocando y pensé “que lindo que esté pasando esto”, porque mi vida musical fue muy solitaria.

Me tomé como rutina tocar dos horas por día desde que empezó la cuarentena, como cuando tenía 17 años, entonces la cuarentena me empezó a pasar de lado. Estás más zambullido que nunca en la música. No te sentís solo, no sentís ningún tipo de presión y justo aparece la propuesta de Ramón.

¿Existe la posibilidad de hacer una “continuidad” de esta maravilla que hicieron, de hacer algún otro “hit”?    

No te diría ni que no, ni que sí. Existe esa posibilidad. Yo pienso que a partir de este primer intento muchos que no pudieron van a querer estar por primera vez y sumarse a los que ya estuvimos en este video. Y calculo que Ramón (Vivas) con el compromiso que tiene va a estar, porque cuando se compromete con algo se tira de cabeza y no hay parada, lo hace. No duda. Es posible que se haga.

Recién me estoy dando cuenta del impacto de cómo lo percibe cada persona y además te digo que la canción tiene mucho que ver con lo que estamos viviendo ahora…

Sí, claro… “me verás volver”…

Si… vamos todavía, como anillo al dedo. Ahora lo pienso, primero lo hice así, mas por inercia.