El 8 de agosto de 2018 el ciudadano galo Mathieu Martín desaparecía sin dejar rastros en cercanías de la localidad de Iruya. El cuerpo jamás fue hallado y después de unos meses quedaron detenidos los hermanos Juan y Froilán Cuevas. Los fiscales penales Simesen de Bielke y Pablo Rivero requirieron la elevación a juicio contra los dos acusados. Según el abogado defensor de los imputados, el doctor Pablo Tobio, no existen elementos probatorios para acusarlos. No hay cuerpo y uno de los imputados tiene una severa discapacidad, lo que le imposibilitaría haber cometido el hecho por el que se lo acusa.

Lo más suspicaz del caso Mathieu Martín es que se está acusando a dos personas quienes están señalados como autores del hecho, pero resulta que uno de ellos tiene una discapacidad a nivel físico producto de una hemiplejia y a su vez una severa discapacidad mental. Es decir que la mitad de su cuerpo está paralizado.

Por otro lado el cuerpo jamás fue hallado y en la requisa en el interior del rancho de los Cueva no se halló un solo rastro de ADN del joven galo a excepción de la presencia de células epiteliales de Martín en una pulsera. Es el único elemento con el que la fiscalía construyó el caso y lo llevará a juicio en los primeros meses de 2020.

Segun consigna Pagina 12, el procurador general de la provincia, el doctor Abel Cornejo, mantuvo una reunión el 1 de octubre de 2019 con el cónsul general de Francia, Julien Bouchard y el agregado de Seguridad, Joël Molera, quienes se interiorizaron sobre la causa.

Ante este escenario de dudosa base probatoria y el revuelo internacional que el caso ha generado, MUY CRITICO consultó con el defensor de los hermanos Cuevas, el doctor Pablo Tobio, quien dio detalles inquietantes de que probablemente y ante la fragilidad de la acusación, se esté ante un caso donde se busca apurar los tiempos procesales y enviar a juicio a dos montañeses semi-analfabetos, de los cuales uno apenas puede desplazarse por sus propios medios; sin contar que el cuerpo del turista jamás apareció.

LEER TAMBIEN “NUNCA LLEGÓ A ORAN”

Es difícil creer que estos dos lugareños brutos cuenten con la ingeniería de hacer desaparecer a un hombre adulto de 32 años, en la plenitud de sus facultades y dotado de habilidades que le permitían recreaciones al aire libre para las cuales se requiere de un gran estado físico.

¿Cuáles son los elementos que llevaron al arresto de sus clientes?

El primer elemento que llevó al arresto de ellos fueron declaraciones de testigos de oídos. Luego de ello se realizaron muchos allanamientos y secuestros de cosas, los cuales fueron siempre negativos. Si bien se secuestraron cosas cuando, se hicieron los ADN y fueron todos negativos. Finalmente existe una pulsera de goma que tendría rastros de ADN del turista francés; o más precisamente tendría presencia de células epiteliales que no es lo mismo que rastros de ADN.

Esa es la base de la acusación de la fiscalía y después de dichos, de dichos, de testigos que son todos de oídos y son todas gente que no vio nada y no puede asegurar nada.

La situación de mis dos clientes esta al día de hoy tasada en esas pruebas: una pulsera y todas las elucubraciones de la fiscalía.

¿Nos comentaba que uno de los hermanos es discapacitado?

Hay dos hermanos Cuevas discapacitados. Uno de los imputados y una hermana de los Cuevas. Como se va a probar en el juicio, fue amenazada por la Policía para que diga tal o cual cosa y ambos, es decir, Froilán Cuevas y esa hermana son discapacitados declarados, en juicio.

Hasta el día de hoy no se ha modificado la situación y ¿qué es lo que ha hecho al Justicia en este caso? y es lastimoso hablar de justicia, cuando se lo detiene a Froilán Cuevas, que es uno de los discapacitados, que no es que sea discapacitado mentalmente, sino que es discapacitado físicamente…

¿Tiene una parálisis en la mitad del cuerpo?       

Así es. La psiquiatra del Poder Judicial ratifica de que no tenía capacidad para entender sus actos; pero la psiquiatra del CIF manifiesta que si en un dictamen propio. Luego se juntan las dos psiquiatras y determinan que si podían entender.

Una de las bases de lo que va a ser la defensa –en primer lugar– va a ser la imputación de estas dos psiquiatras, por incumplimiento de los deberes de funcionario público y por falsedad ideológica.

LEER TAMBIEN “EL JUICIO POR EL HOMICIDIO DE MATHIEU MARTÍN SE REALIZARÍA EN 2020”

Al día de hoy es algo inaudito que sea imputado un discapacitado mental. Se lo está llevando a juicio y se lo ha indagado que es lo peor, mas allá de que no haya declarado él se lo indagó. En ese marco tenemos lo que es la investigación hecha por la fiscalía.

Entonces esta discapacidad de Froilán Cuevas ¿prácticamente nos dejaría, si es que en el terreno de lo hipotético habían sido acusados los dos juntos, en una posición un poco incomoda, pensar que fueron los dos juntos los que lo atacaron al turista francés?

Froilán es incapaz de atacar a nadie. Froilán es una persona que nunca tuvo antecedentes de violencia ni mucho menos y de Juan se habló muchas cosas pero no hay oportunidad para que ellos hayan estado en contacto con el francés y lo hayan asesinado, por un lado eso.

Por otro lado, absolutamente todos los secuestros que hizo la fiscalía, que se secuestraron muchas cosas, prácticamente les desvalijaron el rancho –esto llama poderosamente la atención– no encontraron ADN en absolutamente ningún lugar. Ni en cuchillos, ni en nada. No encontraron la mochila, no encontraron el cuerpo, no encontraron la ropa, no encontraron nada del francés.

Acá es donde surge la falla de la fiscalía. Ellos hacen una sola vía de investigación, que es centrase en los dichos de dichos y en que los imputados eran los Cuevas.

Tenemos a una nación como Francia pidiendo resultados y fiscales haciendo nada ¿Qué han hecho? Se han dedicado a buscar el cuerpo por las inmediaciones y no lo encontraron nunca.

Cuando en realidad tendrían que haber buscado –pienso yo– el trayecto que el francés hacía, porque él iba de Guacaloma, que era el último lugar donde viven los Cuevas, hasta Isla de Caña, que son unos cientos de kilómetros. Son dos días caminando para gente experta. Nunca se lo buscó en esas inmediaciones, nunca se lo buscó en ese camino.

En ese camino, gente que sabe, –afirman– es un camino peligroso de perderse y es un camino donde empieza la selva, donde empieza la parte de Oran, la yunga está llena de lo que ellos llaman el león, que es el puma y el yaguareté.

¿Es una zona peligrosa?       

Hay muchas posibilidades que él haya perdido la vida por ahí o no. No se sabe. Pero hasta acá no lo buscaron, se centraron nada más en dos imputados de los cuales uno es discapacitado.

Entonces no hay cuerpo y presencia de ADN solo en la pulsera, en ningún otro elemento secuestrado…

En ningún otro. Pero a todo esto la pulsera tiene otro problema. En la pulsera tuvieron que hacerse dos pericias. La pericia que se hizo inicialmente donde no se encontraba nada y luego se hizo la contraprueba sobre la contraprueba, y se encuentran cuatro perfiles de ADN: dos de los Cuevas, uno que sería perteneciente al francés y un cuarto que no se sabe de quién es porque no hay una muestra para cotejar. Yo creo que es la del asesino. No la de los Cuevas en este caso.

¿Hay un cuarto ADN sin identificar en la pulsera?    

Sin identificar, como te digo no hay una contraprueba, mas allá de ello, tener nada más que una pulsera como muestra de ADN, no solo es de una fragilidad absoluta sino de una absoluta injusticia y una temeridad por parte de la investigación.

N de R: Las fotografías que acompañan a esta nota son parte de campañas de búsqueda en redes sociales, por lo que no es necesaria la mención para el caso de derechos de autor o copyright

Publicidad