Se desarrolla en la Sala II del Tribunal de Juicio la audiencia de debate seguida contra los hermanos Moreno Reyes por homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas, en perjuicio de Nelson Javier Tolaba, alias “Satanás”. La defensa de los imputados está a cargo de Marcelo Arancibia; la querella de la víctima a cargo de Luciano Romano y por el Ministerio Publico interviene la fiscal Verónica Simensen de Bielke

El hecho por el cual son juzgados los hermanos Moreno Reyes ocurrió el 16 de febrero de 2019, en barrio La Rivera. Los imputados llegaron a la casa de Nelson Tolaba para reclamarle por el robo de un televisor.

Luego de la agresión sufrida, el damnificado fue trasladado al Hospital San Bernardo, donde permaneció en coma hasta el 27 de febrero del mismo año, fecha en que se produjo su deceso por traumatismo encéfalo craneano grave y traumatismo de tórax.

Con posterioridad a al trágico acontecimiento llegaron requeridos a juicio, Carlos Emilio Moreno Reyes, alias “Zapato”, Carlos Rubén Moreno Reyes, alias “Pipa” y Carlos Moreno Reyes, alias “Palón”.

La primera testigo en prestar declaración indagatoria ante el Juez Bernardo Ruiz, refirió que vive a cuatro casas de la familia Tolaba, sobre la misma vereda. Refirió a que esa mañana escuchó gritos de mujer desde adentro de su vivienda y salió a ver qué ocurría. Entonces vio a la hermana de Nelson Tolaba discutiendo con tres hombres. Dos de ellos salían del interior de la casa y otro estaba afuera. En ese momento también salió “Satanás” y su madre, quienes se sumaron a la discusión.

Según consigna el parte de prensa del Poder Judicial, la testigo dijo que los hermanos Moreno Reyes gritaban que Nelson era “una rata”, que su familia era “lo peor del barrio” y que había que “terminar con esas ratas”.

De repente uno de los imputados le arrojó a “Satanás” un vaso de vino en la cara,  este se enojó y con un palo rompió la luneta del auto de los imputados, que estaba estacionado al frente de la vivienda.

La testigo dijo que la madre de Nelson forcejeaba con uno de los acusados para defender a su hijo y fue en ese momento cuando la tomaron de los cabellos y la arrojaron al piso.

Refirió que “Satanás” quiso entrar a su casa pero tropezó y cayó en una zanja. En ese momento los tres imputados se le abalanzaron y comenzaron a golpearlo. La testigo señaló que uno de los imputados le daba golpes de puño, otro le daba patadas y otro lo golpeaba con un fierro largo y chato.

La mujer identificó a Carlos Emilio Moreno Reyes como el autor de los golpes de puño y a Carlos Moreno como el autor de las patadas.

Contó que en ese momento llegó su marido en auto, se detuvo al ver la pelea, sacó una barra e increpó a los imputados diciéndoles que dejen de pegarle a mujeres. Ellos le respondieron que no se metiera. Al ver esto, ella decidió intervenir y se sumó un hermano suyo. Tras intercambiar unas palabras, optaron por retirarse del lugar.

Consultada acerca de afirmaciones suyas brindadas en su primera declaración en fiscalía, la mujer ratificó que en medio de la pelea vio que “Satanás” llevaba un palo y un cuchillo. Dijo que blandía el arma blanca como para amedrentar a los acusados.

Luego le exhibieron la fotografía de una barreta secuestrada en la causa y afirmó que “creía que no era” el elemento con el cual uno de los imputados le pegó a su vecino cuando estaba en el suelo.

Finalmente sostuvo que no vio que desde adentro de la casa de los Tolaba les arrojaran piedras a los hermanos Moreno Reyes.

A continuación declaró otro vecino de barrio La Rivera. Dijo que vive a una casa de la familia de la víctima y que conoce a Carlos Emilio Moreno Reyes porque jugaban juntos al fútbol. A los otros dos acusados dijo conocerlos de vista.

El testigo contó que esa mañana salió a la calle cuando escuchó gritos y vio que la hermana y la madre de “Satanás” discutían con los tres acusados. En ese momento salió Nelson con un cuchillo y un palo en la mano para defender a su madre. Corrió hacia el auto de los imputados y le rompió la luneta de adelante y de atrás. Luego quiso entrar corriendo a la casa, tropezó y cayó en una zanja. Ahí se le abalanzaron los tres hermanos. El testigo precisó que Carlos Emilio Moreno Reyes le dio una patada y se hizo para atrás, Carlos Moreno Reyes le dio golpes de puño y Carlos Rubén Moreno Reyes le pegó con un fierro en la cabeza.