Los abogados José Teseyra –querellante por Matías Vilte y la viuda de Mauricio Valdez– y Pablo Tobio –defensor por Roberto Durnelli – brindaron sus testimonios a MUY CRITICO en la última semana del debate oral y público por la muerte de los jóvenes Mauricio Valdez, Martín Albarracín, Víctor Ferreyra y Matías Vilte. Los imputados son Víctor Jesús de Ola Castro, Roberto Durnelli y Víctor César Dagum

La entrevista con Jose Teseyra

¿Podría explicarnos que pasó con el testigo Mario Núñez –desmalezador– y su relación con los contratos del Gobierno?

Desde la defensa lo que se está buscando es establecer que todos los testigos de los que firmaron estos contratos de locación de servicio, sabían perfectamente lo que firmaban; estaban de acuerdo con las condiciones laborales y entraron con esas condiciones.

Para ellos no eran laborales, eran contratos de locación de servicio, nada más. Está claro que esto no fue así. Se vio que el testigo no estaba ni en condiciones de responder que es una locación de servicio. Realmente no hay ninguna duda de que estas personas solamente firmaban para tener acceso a un trabajo, nada más.

¿Eran desmalezados que en su momento fueron convocados a apagar el fuego, o eran monotributistas? porque no quedó muy claro…

Eran monotributistas porque la Provincia no quería asumir una relación de dependencia con ellos, entonces los contrataban como contrataría a un profesional. Presta un servicio y cobra sus honorarios, pero bueno, eso era la figura legal; ahora, lo que sucedía en la práctica, es lo que se está probando en el juicio, que era gente que estaba trabajando para la Provincia en total estado de precariedad.

No contaban con seguros laborares, ni con ART, no contaban con obra social, en fin… la figura del monotributo que le habían llevado a realizar no era la figura adecuada para este tipo de relación pero bueno, mas allá de que sea o no la figura adecuada está demostrándose la relación material. Mas allá de un nombre jurídico que se le quiera dar.

¿Quién o quienes contrataron a este desmalezador y a los chicos que fallecieron?

Los contratos aparecen suscriptos por el doctor Víctor Ola Castro. Obviamente en representación de la Provincia y de Medio Ambiente, pero no hay que olvidar que el Articulo 5 de la Constitución Provincial hace responsable no solo al Estado provincial sino también a los funcionarios que incumplen las normas.

Pero por ejemplo este desmalezador no tenía idea de que Ola Castro indirectamente lo estaba contratando…

Bueno, el que lo contrataba era la Provincia. El que firma el contrato por la Provincia era el doctor Ola Castro. Ahora si esta persona sabía o no sabía quiénes eran los funcionarios es irrelevante al caso.

La entrevista con Pablo Tobio

¿Cómo ve el proceso hasta aquí, que pasaba con los contratos?

Este juicio tiene un comienzo como acusación fiscal que había un incumplimiento de los deberes de funcionario público de parte de estos tres muchachos: Durneli, Ola Castro y Dagum. Primero, en cuanto a que no se podía contratar de la manera en la que se contrató a toda la gente; segundo que los contratos eran de desmalezamiento y no para el combate del fuego.

No solo que la documentación decía todo lo contrario al momento de la acusación de la fiscalía sino que luego al devenir del juicio se fue probando de que los contratos son legítimos. Los contratos no eran de desmalezamiento sino que eran contratos de locación de servicio dentro de las funciones que tenían. Una era la de desmalezamiento y otra de las funciones era la de colaboración en lo que era el combate contra el fuego.

Desde ese punto de vista, la acusación de la fiscalía comienza a caerse en el sentido de que la gente estaba bien contratada… bien contratada en los términos que se contrataba en esa época, que eran contratos de locación de servicio y la posibilidad de que en algún momento se los elevara a planta permanente o no.

Estaban capacitados porque una vez que entraban se los capacitaba en el manejo del fuego y además se les proveía de todos los elementos y la logística que era necesaria para el combate del fuego.

La otra acusación de la querella en cuanto al homicidio culposo que se basa en que los funcionarios sabiendo que no podían contratarlos, sabiendo que no estaban preparados, los mandaban a apagar el fuego, lo cual sería un homicidio culposo, se cae de la mano de las otras acusaciones.

No solo estaban preparados, eso está comprobado por los testigos, por los certificados, por los cursos impartidos, sino que además había una realidad que era palmaria; que ellos respondían dentro del organigrama, que era el combate del fuego a cuadrillas de combate. Y las cuadrillas tenían jefes, que eran gente con más experiencia, con ciertos cursos de especialización en lo que era el verticalismo del combate del fuego. El jefe de escuadrilla era el que decidía y la decisión de él era inapelable respecto a la posibilidad o no de seguir combatiendo el fuego, o replegarse para garantizar la integridad de los mismos.

Ferreyra en este caso…

En este caso concreto, que murió, Ferreyra era quien estaba a cargo de los otros tres brigadistas y era quien estaba a cargo de tomar las decisiones si se seguía o no se seguía los procedimientos del combate del fuego; si se replegaban, si esperaban a que amainen las condiciones o lo que fuere.

Que hasta donde tenemos visto lo que hay en pericias, en fotos y en lo que es el relevamiento de datos. Ferreyra se aleja de ellos 200 metros y con eso impide de que las decisiones que se tomen hubiesen podido ser para conservar la vida de los brigadistas.

Pero volvamos un poco más atrás en el tiempo. ¿Quién los envía a ese lugar a apagar el incendio, de donde viene la orden?

Hasta donde tengo entendido surge un alerta de incendio forestal por el Sistema 911. Ese alerta es el que acciona en Defensa Civil el protocolo de combate del fuego, es decir, DC (Defensa Civil) tiene la parte de brigadistas para eso.

Luego de que se dispara el alerta de incendio forestal los mecanismos son que, se designa que la brigada es quien está de turno cada día, es decir, los brigadistas que están de turno son los que salen a combatir el fuego y los funcionarios que están a cargo de la parte logística son los que le proveen de los elementos necesarios para poder salir a combatir el fuego.

Específicamente quien es el que avisa del incendio no se sabe. Se sabe que hubo alerta por el Sistema 911 por llamado telefónico.

Pero alguien les tiene que haber ordenado que fueran a ese lugar cuando sale este alerta, a los cuatro brigadistas…

Para responderte un poco la pregunta es esta: Ellos trabajaban con dos turnos de dos horas cada uno, o sea, cada grupo, los turnos implicaban que estaban de guardia por eventualmente cualquier alerta de fuego. Si surge el alerta, se sabe que los brigadistas que están de guardia son lo que van a concurrir hacia el combate del fuego.

A su vez ellos dependen de su superior más inmediato que es el señor Dagum, quien no solo les daba la orden de ir a combatir el incendio sino que les proveía de ciertos elementos que el combate del fuego sea lo más eficaz posible.

¿Qué propiedades o algún tipo de fauna podría estar comprometido en ese lugar como para que haya una emergencia de ir a apagar esos pastizales, en ese lugar que es en medio de la nada, en medio de los cerros?

No hace falta que haya una propiedad en juego. Lo que era el Sistema Nacional de Manejo del Fuego establece que se deben combatir por todos los medios los incendios forestales para evitar las perdidas ciertas propiedades de bien público, como son la Flora, la Fauna y evitar mayores posibilidades de mayores incendios que después se tornen inmanejables.

No hace falta que precisamente haya una especie en particular en peligro sino que la competencia de lo que era DC la daba por el lugar, o sea que lo forestal tiene que ser en el campo y después de ello la magnitud del fuego, lo que daba la prioridad para la intervención de DC.

¿No se podía dejar que el avión hidrante sofocara el foco ígneo y eso sea todo en vez de arriesgar la vida de estos cuatro jóvenes?

Lo que pasa es que la intervención del avión hidrante, y hoy lo estableció incluso el que era representante en esa época de la zona región, es una de las tantas maneras de combatir el fuego. No es la única ni la más importante.

El avión hidrante trabajaba en base a lo que eran las evaluaciones del fuego y en base a las disponibilidades que había. El avión hidrante que teníamos en ese momento, al año siguiente se pierde porque el piloto se mata en la zona de Vaqueros apagando incendio. Pero ese avión no estaba solo para Salta, estaba para toda la zona del noroeste y una de las posibilidades que se daba era la del avión hidrante. No la única ni la más importante.

El trabajo de los brigadistas era la más importante, no solo en la evaluación sino en la prevención de que el incendio tomara mayores proporciones.

¿Es decir que para la defensa la responsabilidad mayor es del jefe de escuadrilla y de los mismos brigadistas?

De los brigadistas en sí te digo que no, porque obviamente y te vuelvo a decir, en el sistema de trabajo había un responsable de área, en lo que era el combate en si del fuego que era el jefe de escuadrilla. No solo estaba capacitado para el combate del incendio, sino también para el liderazgo del grupo brigadista.

El jefe de escuadrilla era el que tomaba las decisiones inmediatas respecto a sus hombres o respecto a la viabilidad o factibilidad del combate de incendios. Una vez que el jefe de escuadrilla con su grupo entraba en lo que era la zona de combate de fuego, toda la responsabilidad y todas las decisiones recaían en cabeza de él.

¿Se tomaron mal las decisiones?

Puede haber un grave direccionamiento hacia lo que es un error humano. Hubo un exceso de confianza, hubo una falta de evaluación seria y a ello podríamos sumarle también que hubo una condición climática que era absolutamente inmanejable en cuanto a la inmediatez con que cambiaban las condiciones del clima.

Del mismo video que suben, surge de que el fuego los toma totalmente por sorpresa por la velocidad pasmosa que era de unos 80 km/h.

No nos olvidemos que hay dos grupos que suben ese día al lugar, a combatir el fuego: uno lo conforma Ferreyra y el otro Espinosa, más unos baquianos.

Espinosa, que si bien no era jefe de escuadrilla sino jefe del grupo ese, si tomó la decisión de replegarse porque él consideraba que podían estar en riesgo la vida de ellos y de hecho se salvan.

Cuando se dan cuenta que Ferreyra no estaba, salen a buscarlos y ya los encuentran muertos. Más que responsabilidad acá se trata de una tragedia en donde yo creo que lo que terminó desencadenando la muerte de ellos fue una escasa evaluación por parte de las propiedades de las condiciones del fuego, que era el más experimentado de todos y además una condición climática que era permanentemente cambiante. Los otros chicos mueren porque lo seguían a Ferreyra.

Publicidad