A la detención del menor de 15 años se sumaron dos imputados más, también menores de edad. Ayer, 06-09 declaró en la UGAP el hijo de la víctima, quien hasta horas del mediodía seguía prestando declaración pero no quiso hablar con la prensa. Se han lanzado en las últimas horas de toda clase de hipótesis, siendo lo único cierto que la causa ya tiene a tres imputados a disposición del juzgado de menores. Foto: Nuevo Diario

SALTA. 07-08. Desde que Sandra Silvia Palomo apareció sin vida en inmediaciones de la avenida Gato y Mancha, próxima a la zona conocida como la Rural, con signos de violencia de haber sido asesinada lenta y dolosamente, después de estar desaparecida varias horas, la Policía ya ha procedido al arresto de dos sujetos más de 17 años, sumado al de 15 años.

Por tratarse de menores solo se pueden brindar las iniciales de los nuevos imputados, los cuales son: D. R. C. y H. E. C. ambos domiciliados en Barrio Intersindical.

En tanto el primer detenido es L. N. C., domiciliado en Barrio Tres Cerritos, quien fuera visto por testigos a bordo de la camioneta de la docente, lo que llevó a su detención.

Según informaron fuentes a MUY CRITICO, la camioneta –que se encuentra secuestrada en Ciudad Judicial– presentaba manchas de sangre en gran cantidad en su interior, por lo que se infiere que la muerte fue violenta y lo que se deduce que el agresor de Palomo la fue hiriendo sistemática y lentamente hasta producirle la muerte.

Foto: Fiscalespenalesalta.gob.ar

La detención de ambos adolecentes ya era inminente y se esperan más novedades para las próximas horas, ya que una de las líneas investigativas trazadas por la fiscal penal 2, María Lujan Sodero Calvet, de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, estaría tomando forma una hipótesis que involucraría la posible participación de otras personas mayores de edad. En cuanto al primer detenido, está acusado provisoriamente del delito de homicidio calificado por ensañamiento y alevosía.

La docente de 53 años estuvo desaparecida aproximadamente dos días y el 1 de septiembre su cuerpo fue hallado en inmediaciones del río Arenales, con rastros de golpes y puntazos de arma blanca. Después de cuatro horas de autopsia se determinó que falleció producto de un shock hipovolémico.