El periodista Eugenio Veppo mató a una agente de tránsito y dejó grave a otro. La Justicia lo está acusando bajo la imputación de homicidio simple con dolo eventual. La pregunta que le cabe a la justicia salteña es ¿Por qué no le alcanzó la misma imputación a la asesina al volante Méndez García Zavaleta?

Cada vez que algún asesino al volante aparece en el horizonte judicial se reaviva la polémica por la increíble decisión de la Justicia salteña de haber premiado a la asesina Méndez García Zavaleta con una pena menor a tres años de prisión, lo que le permite gozar de libertad, permanecer en la comodidad de su hogar y no estar alojada en la Unidad Penal para mujeres.

Para el caso de Eugenio Damian Veppo, quien por estas horas está alojado en una cárcel común –Méndez García Zavaleta no conoce la cárcel de mujeres– chocó a los agentes de un control de alcoholemia en Figueroa Alcorta y Tagle –Buenos Aires–. Una de ellas, Cinthia Choque, de 27 años, murió en el acto. El otro, Santiago Siciliano, de 30 años, permanece internado en estado reservado y con fracturas múltiples, principalmente en el cráneo y la cadera, según consigna La Nación.

LEER TAMBIEN «LA ELITISTA JUSTICIA SALTEÑA PREMIÓ A MENDEZ GARCIA ZAVALETA»

En cuanto al fallo de Marcelo Rubio, Mónica Faber y Martín Pérez, según la abogada querellante de la familia de Diego Castro, la doctora Gabriela Arellano, el fallo es un “copie y pegue” del fallo Cabello, el asesino que haciendo picadas mató a una madre y su pequeña hija después de envestirlas con su vehículo preparado para picadas en 1999.

Más allá de las consideraciones técnicas, de la naturaleza de un fallo polémico y las teorías de la culpa, de los grados de responsabilidad que existen desde el homicidio culposo al dolo eventual y al homicidio simple, sin repasar mucho los archivos judiciales, ya son dos (2) los casos de asesinos al volante que terminan con esta calificación: en Salta el caso de Jorge Omar Barrientos –tragedia del camping de Quijano– y ahora el periodista Eugenio Damián Veppo en Buenos Aires.

Solo cabe preguntarse ¿Y Maria Belen Méndez García Zavaleta porque no?