En las últimas horas desde el Ministerio Publico se informa que una mujer fue imputada provisionalmente por la fiscal penal de la Unidad de Graves Atentados, María Luján Sodero Calvet; por la supuesta comisión del delito de falso testimonio en el marco de la investigacion por los crimenes de Yanina Nüesch y Luján Peñalva

SALTA. 22-08. La noticia se conoció el martes 20/08, desde el momento en que Sodero Calvet ordenó la imputación y posterior detención de una mujer que había llamado al 911 en cuatro ocasiones brindando información referida al caso de Lujan y Yanina.

Durante la audiencia de imputación a la que acudió con defensa particular, la mujer se abstuvo de declarar. En ese marco, la Fiscal también solicitó a la jueza de la Sala VI del Tribunal de Juicio, Mónica Mukdsi, la realización de pericias psicológicas y psiquiátricas a la imputada, detenida el martes pasado.

Ante esto, MUY CRITICO consultó con el fiscal Pablo Rivero quien interviene en la investigación junto a Sodero Calvet, pero el funcionario judicial se negó rotundamente a brindar cualquier información.

Cabe aclarar que este medio recurrió al fiscal atendiendo a un pedido de Gustavo Peñalva referido a las prendas de ropa de Lujan, las cuales podrían devolver rastros de ADN; como así también de la detención de la testigo.

Afortunadamente el abogado querellante Pedro Arancibia SI brindó una entrevista completa donde detalla pormenorizadamente como se produjo esta detención, que es la primera desde que 16 de julio de 2012, día en que aparecieron las chicas.

¿En qué circunstancias se llega a esta detención?    

Es una medida que surgió en la misma audiencia testimonial porque se habían observado claras inconsistencias en su relato y había generado muchas dudas en esta situación que haya llamado cuatro veces al 911, dos o tres días después de haberse encontrado a las chicas, a Lujan y a Yanina.

Llamativamente ella en sus llamados hace referencia particularmente a una persona que habría sido quien les dio muerte a las chicas, explica como fue.

En todo momento por supuesto el operador del 911 que interroga a esta persona, porque justamente están preparados para eso, empieza a preguntarle y ella de manera bastante espontanea –al menos de lo que surge de los audios– empieza a comentar y a explicar situaciones que la verdad que hasta ese momento –estamos hablando de dos o tres días después de haber encontrado a Lujan y Yanina– no era de conocimiento público.

Era muy difícil que alguien pudiera conocer cuestiones vinculadas a la familia, a las amistades, al movimiento de las chicas. Solamente por haber visto canales de televisión  o noticias.

Esta situación lleva a que, primero, decir de pronto luego de cuatro llamados al 911, que todo era una mentira, que ella lo había inventado, que era una broma.

No se entiende broma hacia quien. Si la broma era hacia la familia, hacia la sociedad, hacia la persona acusada de haber cometido éste delito. Nunca explica del todo.

Esto sin lugar a dudas genera si hay algo que ella esconce, una persona que le haya amenazado para que no hable o sabe cosas que a lo mejor no dijo, estas situaciones deben ser definitivamente resueltas de alguna manera esclarecidas.

En su momento ella declaró como testigo, estamos hablando de hace aproximadamente 5 años atrás pero no se le prestó mucha atención. Ella reconoció unos llamados. Cuatro llamados hechos al 911, pero en el medio de la aclaración dijo que era mentira.

Ahí se cerró todo y se fue a su casa y nadie más se encargó de corroborar y de profundizar en cuales habrían sido las razones de que esta chica… 30 años, ya una persona bastante adulta con discernimiento, de pronto se pone a ensayar este tipo de bromas, supuestamente.

Hay que ver si tenía un problema psiquiátrico, psicológico, si quería hacerle mal a alguien o cuál era la razón, nunca dijo. Ocurrió esto el día martes 20-08, que reconoció a duras penas porque mientras se le iba preguntando y se le iba exhibiendo la prueba que había, iba reconociendo pero no hubo una respuesta espontánea a todo esto.

Reconoció que ella llamó al 911. Reconoció lo que dijo, pero reconoció que según ella, como ya dijo otra vez se trató de una mentira, de una broma.

Lo que nunca dice ni explica porque esa broma. De donde surge de pronto que no era una “bromista serial”, por decirlo de alguna manera para que permanentemente llamando al 911, metiéndose en asuntos tan delicados y tan sensibles como el crimen de estas chicas y eso nunca se esclareció.

Entonces, a los efectos de terminar de esclarecer esta situación, la fiscalía y la querella también acompaña este pedido de detención para corroborar cierta información que ella manifestó. Las comunicaciones telefónicas que ella tuvo, una psicóloga que la estuvo asistiendo permanentemente. Una serie de medidas que esclarezcan la verdad sobre la sospecha de estos dichos de la testigo.

¿Ella es conocida de algunas de las familias, es del barrio San Carlos?

No, absolutamente. Eso también es muy llamativo. No tiene ningún vínculo de cercanía con nadie aparentemente. Podríamos sospechar que ella pudo haber escuchado algo que la llevó de pronto a formular éste tipo de denuncia anónima… aunque haya sido al 911, en algún momento proporcionó una identidad que no era la de ella, porque reconoce que ella dijo ese nombre para despistar. Lo cual también es llamativo que no siendo nadie del círculo íntimo tenga tantos datos.

Eso hace sospechar también que pudo haber escuchado de otro lado alguna situación y que lo manifestó de otra menara para darle alguna credibilidad a los dichos.

¿Se puede saber lo que dijo, o si esta en secreto de sumario o si señaló a alguien, si dio alguna identidad del posible autor?

Por eso… eso lo manifestó en su denuncia al 911. Nosotros somos muy cautos, muy precavidos, muy prudentes en no identificar a nadie en particular aunque ella ya lo haya dicho. Nos parece que afectaría totalmente la investigación y también el principio de inocencia  y no tendría ningún sentido hasta que no exista una prueba contundente que vincule a ninguna persona, nosotros no vamos a manifestarlo, además no corresponde.

En todo caso la fiscalía en su momento sería quien tendría que citar a algún sospechoso para efectos de tomarle declaración y eventualmente imputarlo.

¿Habrá alguna otra detención como esta, o alguna otra diligencia por parte de la fiscalía o de ultima alguna diligencia de ustedes (querella)?

Nosotros, creo que venimos en el camino correcto desde la querella. Gracias al empuje y a la lucha de la familia Peñalva, creo que estamos haciendo lo correcto. Estamos haciendo lo que en 7 años no se hizo. Muchísimas diligencias, tratando de ser muy prolijos y muy responsables, muy profesional si se quiere, en cuanto al pedido de pericias, sobre pertenencias de Lujan. En la computadora de la familia Nüesch, en el teléfono celular de Lujan Peñalva, en la soga, en el calzado.

Desde el mes de mayo que venimos pidiendo y ya pasaron más de 25 testigos, tratando de sacarles más información, que es lo que hubiese correspondido en ese momento, que se le hubiese tomado una declaración de verdad con el máximo detalle posible a gente muy importante que intervino en la causa.

Es despolvar una causa bastante mal llevada en la investigación y que ahora nos cuesta muchísimo pero que creo que estamos en el buen camino de hacer las cosas de manera prolija.

Investigar a fondo que es lo que se hizo, que es lo que no se hizo, porque se hizo de esta manera, si hay posibilidades de actuar sobre algún tipo de medidas probatorias.

Otras, lamentablemente ya no se pueden hacer dado el paso del tiempo pero queremos llegar a fondo para bien o para mal de alguna manera se termine de descubrir que es lo que pasó realmente con Lujan y Yanina.

La inspección ocular del otro día ¿dejó algo, fue positivo?

Desde mi punto de vista si y de hecho fue propuesta por nosotros. Para nosotros era muy importante y así lo veníamos requiriendo desde el mes de abril que más allá de todos los testigos que vayan al juzgado a declarar y a explicar sobre su intervención o lo que conocen de la perdida, del extravío y luego hallazgo en esa zona de Lujan y de Yanina, que las partes de la investigación, es decir, el juez, los fiscales y también los testigos, puedan vivenciar como fue el trayecto de búsqueda de las chicas y después el posterior hallazgo.

Los fiscales en la inpeccion ocular -Foto: El Expreso-

Por donde transitaron; a quien preguntaron; donde se encontraron los testigos que las vieron por última vez; donde estaban ubicadas las casas de Lujan y de Yanina y de la gente cercana a ellas; por donde se realizó el rastrillaje; por donde se habría cruzado supuestamente para luego en el campo contiguo; pasando el Rio Ancho, encontrarlas en el árbol, como procedió cada cual; cual fue la percepción que tuvo; y esto era importante ubicar gráficamente. Sobre todo que; jueza y fiscales también tengan una idea.

Creo que cambia muchísimo la percepción que uno tiene luego de haber conocido el lugar donde ocurrieron todos estos sucesos.