Con la declaración de cinco testigos prosiguió en la Sala II del Tribunal de Juicio la audiencia de debate en la causa seguida contra Reimundo Oscar Cardozo por tentativa de homicidio doblemente calificado por la relación de pareja y por el género en perjuicio de Micaela Rocío Colque y lesiones leves en perjuicio de Yanina Vanesa Cadozo.

SALTA. 08-08. El juez Ángel Amadeo Longarte y las partes escucharon el testimonio de la madre y el padre de la víctima; un oficial de la División Homicidios que la Policía de Salta; una psicóloga del Poder Judicial y un testigo de un acta de secuestro.

El informe psicológico de la licenciada María Laura Silisque

Lo que sigue es el testimonio de la psicóloga que tuvo la oportunidad de entrevistar a las víctimas de esta sórdida historia, donde un verdadero perverso sometía a estas mujeres y no conforme con ejercer las peores prácticas de amedrentamiento, también ejercía una situación de manipulación mediante la cual atormentaba a sus víctimas.

El fiscal Pablo Rivero tratando de desentrañar la perversión de la oscura mente de Cardozo

“En un momento se vio involucrada en una relación que no era consentida por ella (Yanina Vanesa Cadozo). Las situaciones que vivió, que fueron de extrema agresión significaron el exponerse a situaciones violentas que no tenían su consentimiento y que fueron, a medida que pasaba el tiempo, acrecentando en una escala cada vez más agresiva.

Se puede observar de los datos observados en esta entrevista que había una situación de manipulación por parte de este señor para con ella. Un vínculo de pareja que se tornaba desigual en cuanto a los roles que ocupaban cada uno.

Ella refiere haber iniciado su primera experiencia sexual sin consentimiento con éste hombre, que sin poder expresar o significar lo que eso era. En tanto no tenía conocimiento de lo que era poner en práctica la sexualidad y no se encontraba preparada para eso.

También pude observar la imposibilidad de poder hablar en cuanto –no únicamente– la inhibición, vergüenza o asco, sino también por amenazas que haya tenido por parte de este señor que en alguna forma la dejaba en una posición de miedo, de temor y de impedimento para poder pedir ayuda. Las amenazas eran referidas en cuanto a hacerle daño, traducidas en daños físicos y morales.

En estas amenazas que ella refiere, eran golpes y malos tratos físicos. También amenazas de develar las relaciones sexuales que ellos mantenían. Es decir, develarlas de una forma pública, inclusive ella señaló que él amenazaba con mostrar imágenes de ellos tenido relaciones”.

El juicio se reanudará el viernes. Por el Ministerio Público interviene el fiscal Pablo Rivero. La defensa del imputado está a cargo de Jose Ricardo Belbruno (MP 6015)Daniel Arnedo. En la parte querellante interviene Liza Medrano.