Fue dirigida por John Derek en 1981 y protagonizada por su propia esposa como Jane Carter y el famoso actor por entonces Richard Harris. Miles O’Keeffe fue el adónico Tarzan, quien fue relegado a un segundo plano, ya que la única intención del film era mostrar las bondades de Bo Derek

No conforme con tener a la mujer más hermosa del mundo viviendo con él en su casa en 1980, a John Derek se le ocurrió mostrarle su perfecta esposa al mundo de Hollywood y sin querer filmó el primer spin-off del universo de los superhéroes.

¿Cómo ocurrió éste milagro de la creatividad en los albores de los 80? Muy fácil respuesta: los egos y la ostentosidad de los hombres muchas veces operan de maneras tan complejas que terminan creando manifestaciones culturales como estas.

El mundo apenas estaba preparado para Lynda Carter o Farrah Fawcett cuando apareció Bo Derek en escena. Estas eran mujeres que no necesitaban de gimnasios, ni del quirófano, ni del Photoshop, para mostrar las extraordinarias bellezas y la voluptuosidad con la que la Naturaleza las había puesto en el mundo. Estas eran auténticas divas dueñas de una perfección inimaginable.

Concepción que al día de hoy ya se ha perdido, ya que con solo ingresar a Instagram se puede encontrar centenares de mujeres con curvas y belleza comparables a las de estas auténticas diosas, por obra y gracia de horas de gimnasio, implantes y peluquería.

Jane (la película)

Durante aquel rodaje la idea fue siempre resaltar los majestuosos cuerpos de los protagonistas, tanto las abdominales de Miles O’Keeffe como la sensualidad de Bo Derek sobresalían groseramente sobre lo que había escrito el guionista Tom Rowe. Tampoco a pocos les importaba la aparición Richard Harris, lo cual significaba solo un nombre en el cartel promocional, donde la increíble blonda colgaba de una llana.

Bo Derek y su marido en pleno rodaje – Foto: IMDb

Si bien este personaje ya había sido interpretado por Dorothy Hart o Brenda Joyce, quienes solo habían sido “objetos” de decorado, no fue hasta 1981 que el personaje de Jane Carter tomó protagonismo en una versión de Tarzan.

Por ello el portal Elmundo.es consigna que poco a poco este personaje ha ido evolucionando y con él el perfil de las actrices que lo interpretaban. El cambio más radical fue el de 1981, cuando el director John Derek decidió que ya era hora de que Jane le robase un poco de protagonismo al rey de la selva y la dulce Jane se convirtiera en una mujer sexy y atrevida. Derek tenía a la persona indicada en casa. Escogió a su mujer, Bo Derek, de 25 años entonces, para asumir ese reto. Tirar de «la mujer 10» era un valor seguro que, a pesar de las críticas y el premio Golden Raspberry (los antioscar) que recibió la actriz, logró que la película consiguiera increíbles beneficios.

Las abdominales de O’Keeffe contra el glamour de Bo Derek, ganó la blonda por escandalo. Foto: IMDb  

A partir de entonces, el papel de Jane no volvió a ser el mismo convirtiéndose en todo un privilegio poder interpretar a la chica de Tarzán. Un honor que, sólo tres años después, le fue otorgado a una desconocida y joven Andie MacDowell.

Jane March fue la «sucesora» de la MacDowell y al día de hoy el papel será para la actriz del momento, Margot Robbie, quien llevará el traje –o mejor dicho se sacará toda la ropa, tal como lo hizo Bo Derek en 1981– para beneplácito de la platea masculina.