Después de las peleas del compañero de fórmula de Cristina con los periodistas: Mercedes Ninci, Jonatan Viale y Héctor Emanuele de TELEFE Córdoba, MUY CRITICO rescató una entrevista perteneciente al desaparecido Canal 6 de Salta, donde Alberto Fernández anuncia el final del FPV y presenta a Sergio Massa como el mesías que llegará para acabar con 12 años de kirchnerismo. Hoy en día acompaña a Cristina y su rol de “moderado” pasó a “modo patotero”, tal como lo era su “padre” político Néstor Kirchner en sus inicios, cuando Alberto era su jefe de Gabinete de Ministros

Metafóricamente parecía que la estrategia de campaña era que Alberto tomara el rol de la “Coca”; y Cristina del “Fernet”, ya que el Fernet puro es terrible al beberlo solo y embriaga en segundos, por lo que el sabor dulce debía dárselo Alberto, para “cortar” con tanta furia. Pero parece que Alberto resultó ser más intolerable que Cristina.

Como en un auténtico día de furia, Alberto al salir de Comodoro Py, luego de declarar como testigo en la causa por el Memorándum con Irán –tema complicado para su compañera de fórmula–,  destrató a la periodista Mercedes Ninci; y eso que las huestes del núcleo más duro del kirchnerato basa sus cimientos en el “Mee To argentino”, porque convengamos que lo que “choreó” el kirchnerismo con el #NiUnaMenos fue más angurriento de lo de que se afanaron con la obra pública.

Su furioso avance contra la prensa continuó en Córdoba cuando le hizo sentir toda su furia a un periodista a quien parecía que se le iba a las manos en cualquier momento. Esta vez fue el turno de Héctor Emanuele, un cronista de TELEFE Córdoba, a quien destrató como si fuera un estorbo que le impedía caminar.

El tercer “bocadillo” de Alberto y como para cargarse a toda la prensa en contra –menos a Víctor Hugo– fue el tenso cruce con Jonatan Viale, a quien quiso darle lecciones de periodismo. Al momento en que Viale le refirió por la pelea con Mercedes Ninci, el pre-candidato a presidente dijo acerca del trabajo como cronista de UNA PERIODISTA MUJER:

“Yo detesto ese modo de dar conferencias de prensa, sé que es el trabajo de ustedes y ustedes tienen que llevar una declaración mía a los medios. Es imposible hablar cuando alguien te está gritando cosas al lado”.

El valor del archivo

Pareciera un recuerdo lisérgico o algún momento “colocado” por cierta plantita con hojas puntiagudas… pero no, es Alberto Fernández en el Hotel Alejandro I, en Salta, antes de aquel fatídico 2015, durante la febril campaña de la fórmula presidencial Sergio Massa-Gustavo Sáenz, a la cual luego votarían 5 millones de personas pero que no le alcanzarían para entrar en el balotaje.

Allí un “recargado” Alberto anunciaba el inminente fin del FPV después de 12 años en el poder y la llegada de Sergio Massa, como el nuevo hombre al que había que votar. En aquella oportunidad y desde el otro lado de la vereda, hablaba irónicamente de Máximo Kirchner.

La vida le dio tantas vueltas que se re-encontró con Sergio Massa tras la voltereta que el de Tigre dio en los últimos días, cuando decidió regresar bajo las faldas de Cristina.

Vale le pena escucharlo nuevamente porque cuesta creer como se suceden los desencuentros de Alberto… con él mismo.

La entrevista con Alberto Fernández

Alberto –Yo creo que hay un tiempo que se termina, que el tiempo del FPV; y hay un tiempo que se inicia que sin lugar a dudas lo tiene a Sergio (Massa) en una posición de privilegio. Sergio es el único dirigente criado en la democracia que entiende las lógicas de la democracia para el que dialogar no es una pose sino que es una definición. Yo creo que él tiene todas las posibilidades de que le vaya bien y nosotros confiamos que es la mejor alternativa para después del tiempo de Cristina.

–¿Siente que está en una provincia que es satélite del FPV?

–No. Estamos en Salta que es tan linda. Esta bárbara la ciudad…

–¿Pero no se siente visitante?

–No, de ningún modo, los salteños  nunca te hacen sentir visitante…

–Políticamente hablando le digo…

–No, tampoco. Hay gente que piensa de un modo y hay gente que piensa de otro y punto. No hay nada que… no nos hace enemigos, que haya unos que piensen de un modo y que nosotros pensemos de otro.

–¿Cómo le cayó conocerle la voz a Máximo Kirchner?

–No… yo lo conozco hace muchos…

–No pero en el micrófono, oficialmente…

–Me parece que es sano, realmente lo digo. Porque la gente ya sabe quién es el supuesto gurú que le llena la cabeza a la presidenta. Todo esto entre comillas; la gente ya sabe quién es el que supuestamente juega todo el día a los video juegos. Me parece que él está plantando exactamente todo lo que es y podrá gustar o no, pero está muy bien, me parece que la política se hace de cara a la gente. Si algo le criticaba era que no se asome.

–Pero no es un Antonito de la Rua… ¿no?

–No. No me animaría a decir semejante cosa.