Lo dijo Guadalupe Salas, quien reclama hace cuatro meses la restitución de su hija de tan solo 10 años. El padre de la nena se la llevó de vacaciones y luego la secuestró. La madre hizo la denuncia, pero la causa fue a caer a lo de la doctora Elisa Pérez de la Fiscalía de Violencia de Genero 4, donde obviamente el expediente cayó en un limbo.

MUY CRITICO acompañó a Guadalupe Salas el día 2 de julio para intentar averiguar en qué estado se encuentra la causa donde su hija Sol Gemma Salazar Salas fue secuestrada por su padre en el vecino país del Paraguay, hace 4 meses y bajo amenazas se negó a restituirla a su madre.

Actualmente el Poder judicial se encuentra en feria por lo que el periplo de esta joven madre por los tribunales fue más doloroso de lo habitual. Un auténtico muro burocrático se interpuso entre Guadalupe y la información que buscaba. Primero se presentó en Garantías 1, donde un abúlico empleado la mandó directo a Garantías 8, luego el “tour” continuó en Garantías 3 para luego regresar al lugar donde todo inició, es decir en Garantías 1.

Allí el mismo tipo con cara de póker no supo informarle en qué estado estaba su causa, y lo único que repetía como una grabadora igual que los otros dos sujetos, era preguntar si “estaba preso o no”.

Obvio que “preso” no estaba porque aún no se pidió la extradición, para ello el abogado Santiago Pedroza solicitó a la Justicia provincial que se declare incompetente para luego poder pedirle a la Justicia Federal la captura internacional del sujeto, de nombre Julio Salazar, es decir, el progenitor de la nena. En tanto le dijeron que ella no había hecho la habilitación de feria con el abogado para que Garantías 4 siguiera la causa.

Como para comprender esta insólita y perversa trama donde una madre pide desesperadamente la restitución de su hija y donde los muros burocráticos y una justicia ralentizada por indolentes que ignoran el dolor de una madre, MUY CRITICO dialogó luego del fútil trámite con Guadalupe.

¿Qué fue lo que pasó?

Hace cuatro meses que no veo a mi hija. La última vez que la vi fue en Paraguay cuando quise ir a buscarla, cuando se venció el permiso de viaje y no la pude traer a la Argentina. Yo le hice un permiso de viaje a su papá por vacaciones desde el 23 de enero hasta el 20 de febrero que era el plazo del permiso. Vencido el plazo no me la restituyó. Yo viajé a Paraguay y no la pude traer porque ahí me amenazaron con la Policía.

¿Quién te amenazó?

La policía de ahí que cuida el bar donde está mi hija, porque es un bar donde está ella. El bar de la mamá de él, y bueno la policía que custodia el lugar es la que me amenaza a mí, junto con su mamá. De ahí ya no me dejaban ver a mi hija. Por lo que me tuve que volver porque me echaron de ahí.

¿Cómo es que él se queda con tu hija siendo que vos tenías la tenencia?

Vencido el permiso él tenía que restituirla, pero no la restituyó. Yo voy a buscarla y ahí ocurre esto de la amenaza.

Ahora estás con el patrocinio del doctor Pedroza ¿qué te dijo?

Ya se presentó para que la Justicia provincial se declare incompetente porque en los cuatro meses que lleva la causa no ha habido avances, está como estancada.

¿En el consulado hicieron algún trámite?

Apenas volví de Paraguay inicié todos los trámites de restitución. Lo que pasa es que directamente lo vamos a plantear como lo que es: un secuestro extorsivo, que es lo que estoy viviendo yo con mi hija. La que es víctima es mi hija.

¿Porque decís que es un secuestro extorsivo?

Porque cuando yo fui a Paraguay, ahí ellos me pidieron dinero por mi hija. No puedo decir la cantidad pero mucho dinero. La verdad es que yo no contaba con ese dinero en ese momento ni tampoco ahora. Igualmente la fiscal está al tanto de todo esto, pero bueno, no ha tomado las medidas que debería haber tomado para repatriar a mi hija.

¿Que sería lo inmediato que van a hacer con tu abogado?

Pedir la extradición de él –el padre– para que yo pueda retirar a mi hija de Paraguay o bien la Justicia la rescate porque eso es lo que tiene que hacer el Fuero Federal, rescatar a mi hija.

Quiero que la Justicia actúe, ya han pasado cuatro meses y mi hija está en riesgo en Paraguay. Ella no sé si está siendo explotada sexualmente o laboralmente porque tiene pubertad precoz, que le hago tratamientos desde los 4 años. Así que, que esté con el papá no me da garantías absolutamente de nada o si es víctima de un abuso.

¿Qué edad tiene?  

Tiene 10 años, la causa en la justicia provincial esta como “sustracción de menor con agravante”, con una pena de 5 a 15 años, pero la fiscal no arbitró los medios para que sea detenido el padre. Y sea restituida mi hija a la Argentina o ser repatriada.