A 20 años del estreno de la primera parte, las ahora hermanas Wachowski tienen planeado realizar una cuarta entrega. Los fans de la épica de ciencia ficción comenzaron a buscar rabiosamente en portales especializados en cine para corroborar si la noticia es cierta. Lo que hubo fue una “filtración” por parte del director Chad Stahelski, lo que disparó el rumor. La saga de la ya clásica trilogía iniciada en 1999 está disponible en Netflix

Por Iggy Rey

Cuando se supo que Matrix había recaudado más de 460 millones de dólares en 1999 recién se tomó una dimensión de lo que el fenómeno había representado en una década de dudosa pulcritud intelectual debido al arraigo que había dejado la mala utilización del CGI en las grandes producciones de Hollywood.

Matrix abrió una nueva era en el rectángulo incandescente de las pantallas de cine de ciencia ficción de todo el mundo, por sus lisérgicas metáforas subyugadas con efectos especiales de vanguardia, a mitad de camino de una fábula apocalíptica prolija y sorprendente.

Como nota de color cabe destacar que en Salta fue proyectada en el ex Cine Victoria, donde había funciones con tres personas por sala –una de ellas, quien redacta esta crónica–, ya que la habitual manada de trogloditas que solían concurrir a los cines tenían menos competencias que un chimpancé con síndromes canábicos.

Debido al rotundo éxito de la primera se filmaron dos secuelas más, las cuales conservaron la espectacularidad en sus escenas de acción, pero que jamás tuvieron la mística de aquella primera parte.

Chad Stahelski es el director de “John Wick 3: Parabellum”, película en la cual trabaja Keanu Reeves, quien casualmente coincidió como doble de riesgo del mismo Keanu en Matrix.

«Estoy muy contento de que las Wachowskis no están simplemente haciendo una ‘Matrix’ sino que están expandiendo lo que todos amamos. Dejaría cualquier cosa que estuviera haciendo por ayudarlas», dijo.

En tanto Keanu Reeves ya había dejado bien claro que si las Wachowskis estaban al frente del proyecto, él volvería a ser “Neo” sin dudarlo. El problema rondaba en torno a que a pesar del entusiasmo del actor y de la presencia de las directoras de las tres primeras, era Warner quien no quería a ninguno de los tres en una probable nueva película.

Por su parte el guionista elegido por Warner, Zak Penn, aclaró que el proyecto no pretendía rehacer la historia ya contada sino ampliar el universo con nuevos personajes; es decir, un spin-off que funcione de reboot para relanzar la franquicia. Sobre esa idea le re-preguntaron si la película ya era un hecho, a lo que agregó: «No estoy seguro sobre el conjunto. No estoy seguro de que Lana –Wachowskis– vaya a hacerlo».

Ahora el puzle se completaría si es que Warner se decide de una vez por todas por las Wachowskis –o al menos por Lana–, para que se produzca la reunión con Keanu, quien dijo que si las directoras se lo ofrecían «sería un regalo. No diría que no a eso».