Lo dijo la primera abogada querellante de la causa, la doctora María Eugenia Yaique, quien tuvo la ardua tarea de llevar la causa cuando estaba completamente enrarecida y los tiempos se dilataban sin solución de continuidad. Su testimonio fue clave en la investigación que está llevando adelante el tribunal de la Tribunal de la Sala IV

La entrevista con Yaique

¿Cuál es la vinculación de los papeles de Trata de personas con esta causa?

No se llegó a verificar si ha habido o no alguna vinculación. Considero que algún hilo está relacionado con eso porque justo Condori estaba trabajando en Tratas, y ella le había prestado una computadora donde había material vinculado a ese tema y la disputa es porque no le quería entregar la notebook y eso esta documentado.

Hay un tío de Cintia que encuentra estos papeles en el departamento días después. La pregunta es ¿se podía entrar al departamento después del crimen?

No. Solamente podían entrar con autorización judicial por alguna razón. Así que, si entró pero porque estaba el juez también en el lugar. Yo no estuve en ese momento por eso no lo tengo tan claro.

Con respecto a la oficial Núñez ¿ella estaba investigando a Condori por el crimen o ella re- direccionó la investigación?

No. La oficial Núñez es la que inicia la investigación como todo hecho violento, como todo hecho de sangre. Por supuesto que sabía que Condori era policía.

Condori se presenta en el lugar el día que descubren el cuerpo de Cintia. Dijo que si bien estaban peleados, que había sido el novio. Al principio ella –Núñez– inicia como todo policía que da cuenta de éste hecho violento, sabiendo ya, de que él –Condori– era su compañero.

La reunión con Aldo Saravia, que él regresa y no queda asentado el regreso del vehículo en el que él usaba en calidad de chofer. Con respecto a esa reunión ¿Qué día fue, o si fue cerca o fue el día del crimen?

Fue por ahí, porque la data de muerte se estima el 26 de abril y esa reunión fue el 26 de abril. El 26 o el 27 no recuerdo bien. Él no regresa. Se va con el móvil policial oficial uy nunca marca su reingreso al lugar de trabajo y él tampoco se registra como volviendo al lugar de trabajo. Lo raro es que los jefes vuelven en remis y el chofer se queda con el secretario de seguridad. Es raro.

¿Y que tendríamos que deducir de eso?

No, yo no voy a deducir nada. Se está juzgando la posibilidad de un crimen. No puedo aportar mis elementos de convicción objetivos.

Después de ocho años de idas y vueltas, de versiones encontradas, de hipótesis totalmente enloquecedoras como por ejemplo de culparla a la madre o el ir por el suicidio ¿Cómo llegamos a esta instancia? Usted que fue protagonista desde un principio.

Yo dejé de atender a Ana Fernández porque ambas consensuamos que así sea y me parecía que un abogado realmente brillante, de lujo e íntegro como la persona del doctor García Castiella se hiciera cargo.

Es decir que yo trabajé hasta que cuestiono el sobreseimiento dictado por el doctor Alvarado Sola y el Tribunal de impugnación me hace lugar y por lo tanto se procesa. Desde ahí en más ya no trabajé en la causa.

¿Quién es la mujer que la amenaza?  

No lo pude saber nunca. Pero evidentemente esa persona tiene afinidad con Condori porque la amenaza es concreta y lo digo graciosamente me ofende más “vieja” que “de mierda”. Porque me dice “vieja de mierda, seguí jodiendo con Condori y ya vas a ver lo que te va a pasar”.

Yo no fui convocada a ese reconocimiento de fotografías a la tarde, donde la persona que no lo reconoce en rueda de personas, lo reconoce en la fotografía. Yo no fui notificada.

¿Quiere agregar algo más?

Que se haga realmente justicia. No es un caso cualquiera, es un caso de femicidio, que por supuesto no estaba vigente todavía el Código Penal con esas características, pero de última alevosía es, porque las mujeres estamos cansadas y tenemos que decir basta en todos los sentidos y en todos los órganos y en todas las instituciones.

Por eso cuando se hace la autopsia psicológica de la víctima, donde se está buscando que cosa mala tenía la víctima en su vida personal a mí me pareció absolutamente reprochable y desagradable. Estamos hartas de que nos re victimicen. Espero que se haga justicia.