El pedido fue ordenado por el fiscal Ramiro Ramos Ossorio y la querella, atendiendo a que la testigo había incurrido en varias contradicciones. Además esas dos partes también solicitaron efectivizar la detención bajo la modalidad común para Condori, pero después de deliberar el tribunal decidió no hacer lugar a lo solicitado, pero si se hizo una advertencia al imputado de que no deberá tener contacto con los demás testigos, muchos de ellos efectivos policiales.

El dato no menor es que la oficial Jimena Núñez fue superior del imputado, por lo que su detención genera todo tipo de suspicacias alrededor del caso. Las primeras preguntas que quedan flotando en el aire son: ¿Por qué Núñez incurrió en tantas contradicciones? ¿Por qué no recordaba nada siendo que durante la instrucción dio tantas precisiones? ¿Qué hay detrás de estas contradicciones?

La orden de detención vino después de que lo dicho por Núñez en la audiencia no coincidiera en lo que había plasmado en su informe la noche del hallazgo del cuerpo de Cintia. El cotejo de lo declarado en la tercera audiencia difería en demasía de lo que había informado por entonces.

El testimonio de la primera abogada de la causa

La jornada comenzó con la indagatoria a la doctora María Eugenia Yaique, quien fue la primera letrada que tomó el caso en resguardo de los intereses de la madre de la víctima. La abogada dio cuenta de lo mal direccionada que venía la investigación desde el principio de la etapa de instrucción.

Relató como todo parecía dirigido a cuestiones menores, donde se citaba a testigos que no aportaban nada sustancioso. Con esos testimonios dijo que solo se perdía tiempo y que ello le había causado una impotencia enorme, ya que ella desde su lugar de querellante veía como transcurría el tiempo y todo se diluía.

Aunque aclaró que lo más angustiante fue el conocimiento de las dos hipótesis que se había planteado la Policía, siendo una la del suicidio; y la otra apuntaba a la madre como sospechosa del crimen.

Con respecto al “suicidio”, la testigo dio cuenta de lo errática de la versión, ya que se descartó de plano que Cintia haya tomado esa determinación, aunque la misma madre haya declarado en la segunda audiencia de que ella cuando avisó de la funesta noticia había dicho: “Cintia se mató”.

Los argumentos que expuso Yaique fueron contundentes. Era empíricamente imposible que Cintia se hubiere encintado alrededor del cuello con la bolsa puesta, ya que en su estado de “sopor” no podría haber tenido la habilidad de hacerlo. Sumado a eso, el hecho de que la víctima presentaba un fuerte traumatismo en la zona occipital. Es decir, que tenía un golpe en la cabeza con un elemento romo o un puño que le había provocado una hemorragia interna.

La detención de Jimena Núñez

La presidenta del tribunal tomó protagonismo cuando gran parte de sus  preguntas no encontraban coincidencias con lo plasmado por Núñez durante la etapa de instrucción. Cuando las contradicciones se hicieron notables, la jueza comenzó a enfatizar en detalles.

A esta presión de sumó el representante del Ministerio Publico, el doctor Ramiro Ramos Ossorio, a quien tampoco le coincidían los datos en los informes. La querella también notó estas contradicciones.

En ese punto fue Ossorio quien efectivizó el pedido de detención por incurrir en el delito de falso testimonio, a pesar de que la presidenta del tribunal ya le había hecho varias advertencias  a la deponente.

Fue entonces cuando se pasó a un cuarto intermedio para debatir entre los miembros del tribunal, por lo que decidieron anoticiar a la oficial acerca de la novedad. Núñez fue escoltada como el protocolo lo ordena y trasladad al lugar de detención.

El pedido de detención de Condorí

Bajo la modalidad de advertencia de entorpecimiento de la investigación y atendiendo a la cantidad de efectivos policiales que fueron citados, se solicitó la detención del imputado. Cabe recordar que se encuentra con arresto domiciliario y con tobillera electrónica.

Después de unos minutos el tribunal regresó a la sala de audiencias con la decisión de no hacer lugar al pedido de la fiscalía y la querella; por lo que esta vez sí hicieron lugar a lo solicitado por los defensores de Condorí, de que no sea trasladado –como Núñez– a un centro de detención.

Por su parte la presidenta del tribunal le hizo la advertencia a Condori de que está bajo aviso de que el más mínimo contacto con alguno de los testigos –muchos de ellos conocidos suyos de la Fuerza– podría entorpecer la investigación, causando un grave daño al proceso. Aun con todo esto Condorí continuará bajo la modalidad de arresto domiciliario.