El doctor Pedro García Castiella brindó una amplia y detallada entrevista a “Foja Cero”, ciclo semanal emitido por TELEFE Salta. Una exhaustiva mirada sobre la causa por el homicidio de Cintia, en lo que seguramente será uno de los juicios más resonantes del año 2019

Dos condimentos importantes se destacan de esta compleja causa. Por un lado la tenacidad de una madre incansable, alguien que jamás se rindió ante las adversidades y que está a solo días de que se juzgue al principal sospechoso del barbárico crimen. Por fin Ana Fernández tendrá la oportunidad de ver sentado en el banquillo al único imputado por el crimen de su hija.

Por otro lado el talento, la habilidad y la experiencia de uno de los penalistas más destacados de nuestro medio, quien ha librado batallas judiciales épicas en el fuero penal local. Pedro García Castiella será uno de los principales actores de este nuevo y preponderante capítulo de una crónica lamentable, en la cual el resultado luctuoso de la muerte de una joven brillante y con todo el futuro por delante, se vio truncado por la barbarie del actuar de un asesino que cegó su vida. Lo que sigue es la entrevista con García Castiella

Cuando se hace cargo de la causa

Comienzo la intervención cuando en una etapa de la causa el juez de primera instancia había dispuesto el sobreseimiento de los dos imputados en ese momento. Tanto Condori, como Puca. Estaban sobreseídos los dos y se apeló, y ahí es donde yo ingreso a la causa.

Logramos revertir esos sobreseimientos y la Cámara de acusación –se llamaba el actual Tribunal de Impugnación– ordena dejar sin efectos los sobreseimientos y manda a hacer toda una batería de medidas que no se habían hecho.

LEER TAMBIEN «EL JUICIO POR CINTIA FERNANDEZ AUN NO TIENE FECHA»

A partir de ahí es donde se empieza un poquito a separar el trigo de la causa, como vulgarmente se dice, porque había estado muy ensuciada. Se le había metido mucha “carne podrida”. Para que se entienda más claro y muy mal los auxiliares de Justicia, en especial digamos que había un cierto grado de contaminación importante en la causa.

Sin dejar pasar  por alto que uno de los acusados, Mario Federico Condorí, era personal policial y quien estaba a cargo de la investigación era la Policía de la Provincia.

El largo camino hasta el juicio

Un trabajo bastante arduo de investigación, de la gran cantidad de elementos recolectados, porque se metieron muchas cosas que no tenían nada que ver. Por ejemplo una de las hipótesis que introdujeron los investigadores hasta algún momento era investigar a Ana Fernández, inclusive.

Se gastaron litros y litros de tinta en la instrucción, investigando y analizando la relación de la pobre Ana con su hija, cuando no tenía absolutamente nada que ver.

Otra cuestión que es un dato no menor, es que esta causa siempre navegó y se demoró, porque había que salir –primero– de la figura del “suicidio” o de lo que se le llamaba “juego sexual”, porque todas esas cosas, todas esas porquerías se metieron en la causa.

Ya se había instalado con algún grado de similitud en el expediente la teoría del suicidio. Entonces el dilema era: suicidio u homicidio, o sea un hecho de violencia.

Cuando se disipó de una vez por todas estas hipótesis absurdas de suicidio y se tuvo por corroborado que era un crimen, había que achicar el entorno y observar.

Nadie mata porque si y nadie entra a la casa de Cintia Fernández porque sí; nadie tiene llave porque sí. Entonces quedaban estos dos imputados en el ojo de las sospechas, que eran Condori y Puca.

Cuando me refiero a que “no es un dato no menor en la causa” que a Puca se lo incrimina y se pierde tanto tiempo en él. Porque había supuestamente manchas de sangre en las zapatillas de Puca.

Un dato elemental y fundamental es que en el hecho del que es víctima Cintia Fernández, es la colocación de la bolsa en la cabeza y un traumatismo muy fuerte en el cráneo. Ella no derramó sangre en ningún momento. Lo pongo como ejemplo de como se ha entorpecido la investigación en muchos casos con situaciones similares a estas; y como estas han ocurrido varias.

Luego de separar todo esto se llega al auto de procesamiento y el requerimiento de elevación a juicio que indica una cantidad de prueba bastante importante y suficiente que incriminan a Condori como el presunto responsable del homicidio. Todo eso se va a ventilar en el juicio oral.

Para eso justamente está previsto la excelencia del juicio oral. Del debate, de las inmediaciones que ya no son escritos, ya no hay interpretaciones. Están cara a cara con los testigos, con los imputados, con la prueba. Los mismos jueces que van a tener que resolver en definitiva la responsabilidad de él.

Foja Cero – Telefe Salta