Roberto Borja, sargento de la Policía de la Provincia de Salta, deberá afrontar el debate oral y público, acusado de lesiones agravadas por abuso sexual, desobediencia judicial y coacción con armas. El aberrante hecho tiene como víctima a Ana González, una mujer que sufrió un verdadero padecimiento durante años. Ademas su hijo discapacitado fue testigo presencial de los hechos aquí narrados por su abogado, el doctor Javier Latorre –MP 2589–

La entrevista con Latorre

Este es un caso realmente emblemático de violencia entre la señora Ana González, quien era pareja de un sargento de nombre Roberto Borja. Sufrió todo los tipos de violencia de género que puedan existir.

De hecho él va a juicio por los delitos de lesiones agravadas por abuso sexual, desobediencia judicial, también por coacción con armas, porque este señor inclusive hasta la amenazaba gatillándole, simulando ejecuciones con el arma de fuego, oficial de la Policía.

Digo que es un caso emblemático que hay que rever porque realmente el calvario que vivió Ana es increíble porque al ser personal policial, desde el año 2016 estuvo deambulando por todas las comisarías y nadie le quería tomar la denuncia justificando que era “un compañero de la Fuerza”.

El abogado de Ana, Javier Latorre, minutos antes de brindar la nota a MUY CRITICO

Afortunadamente desde que tomamos el caso le podemos dar el curso que corresponde y ahora estamos a las puertas del juicio oral donde se ventilaran todas estas cuestiones.

El sujeto está en libertad actualmente pero estuvo detenido unos seis meses, ella sigue con custodia policial y botón antipático.

El Estado le brinda lo que es la custodia permanente y el botón antipático que en este tipo de situaciones son de bastante ayuda.

Hay una cuestión a rever y a corregir porque en este caso no es solo cuestión de victimarios de la policía, lo que le decían era que “si lo denuncias, él va a perder el sueldo y tus hijos no van a comer”. Llegó un momento de tanta desesperación que esta chica dijo: “si yo no denuncio me matan, ya no me importa que me pase alimentos”, que de hecho nunca lo hizo y aun siendo madre de un nene discapacitado.

Agradecimiento al Licenciado Sebastian Cardozo