Lo confirmó la encargada de la fundación a la cual la Sala 5, vocalía del doctor Marcelo Rubio, debía notificar para que la condenada por la horrorosa muerte de Diego Castro cumpliera con reglas de conducta como apercibiendo, algunas de las cuales incluían las tareas comunitarias.

SALTA. 28-03. La encargada de la fundación H.O.P.E. confirmó de forma exclusiva a MUY CRITICO que nunca llegó un oficio que consignara que Méndez García Zavaleta debe cumplir con una serie de reglas de conducta, las cuales incluyen tareas comunitarias.

En la lectura de la sentencia que condenó a la execrable ebria, el tribunal compuesto por Marcelo Rubio, Mónica Faber y Martín Pérez, taxativamente refirieron a la fundación H.O.P.E. como destinatario para los mencionados trabajos comunitarios.

Grande fue la sorpresa al dar con la novedad de que, no solo Méndez García Zavaleta no pisó jamás la fundación que asiste a niños con cáncer, sino que el tribunal ni siquiera le comunicó a la dirección de la fundación para la revisión del caso y su evaluación para aprobar a la condenada.

“Nosotros acá en la fundación no recibimos ningún tipo de oficio. Y en caso de recibir el oficio lo evalúa toda la comisión directiva de la fundación y darán una respuesta. Pero nosotros hasta el día de la fecha no recibimos ni oficio ni llamadas desde Ciudad judicial”, dijo Daniela, la encargada en mesa de entrada.

“A ella no la recibimos ni recibimos ningún oficio, todavía no sabemos nada de esto. Nos enteramos por los medios y demás que se daba el nombre de la fundación”, enfatizó.