El pueblo de Betania se vio conmocionado en las últimas horas por un barbárico asesinato. Detuvieron a un sospechoso, quien sería amigo de la víctima. Se manejan varias hipótesis acerca del móvil.

Franco Segundo, de 24 años, salió de su casa el jueves 14 de marzo y jamás regresó. Supuestamente iba a encontrase con un amigo, quien por estas horas está detenido y sospechado del asesinato.

La victima llegó al punto de encuentro con su supuesto agresor, en inmediaciones de la finca de la familia Causarano, cuando sobrevino una feroz pelea, en la cual Segundo recibió golpes en su pómulo, nariz y boca, a pesar de que se defendió como pudo. Después de esta feroz contienda recibió 16 puñaladas en el cuello y torso.

Probablemente se cree que el corte en el cuello lo inmovilizó por la gran pérdida de sangre; fue entonces que su asesino no conforme con la golpiza que le propinó y las estocadas de arma blanca, decidió rematarlo con un enorme corte de unos 50 centímetros en el abdomen, lo que dejó todas sus viseras afuera de su cuerpo.

El homicida dejó el cuerpo de Segundo en esa boscosa zona y se retiró del área. Recién a las 7:30 de la mañana, un tractorista encontró el macabro cuadro.

La víctima y su asesino eran amigos

Unas horas después y sobre las pesquisas de la Brigada de Investigaciones de General Güemes, se fueron conociendo algunos datos. La madre de la víctima relató que Franco le comentó que había recibido un mensaje por Whatsapp para encontrarse con el sospechoso, un sujeto de apellido Reales. El nombre del detenido tampoco se oficializó, aunque se filtró el apellido.

Lo que se confirmó es la forma violenta en la que el joven falleció y que el sospechoso de prodigarle semejante muerte se habría enfrentado con él. Se cree que el hecho desencadenó por asuntos de los más variados, como que una mujer habría sido el catalizador de la rabieta o bien una deuda. Aunque esas hipótesis se descartaron unas horas después.

Según informa la Policía, el Centro Coordinación Operativa desplazó al personal de Comisaría 16, quienes junto con profesionales de la salud constataron el deceso del joven que presentaba heridas de arma blanca en el cuerpo. Se resguardó el lugar hasta la llegada del Cuerpo de Investigadores Fiscales quienes realizaron las pericias.

Por su parte la División Homicidios realizó diversas tareas de campo, que permitieron detener al único sospechoso, quien estaría involucrado en el hecho. El caso quedó en manos de la Fiscalía Penal de la Unidad de Graves Atentados Contra las Personas N° 1 que dirige el trabajo policial.