La doctora María Gabriela Arellano López –MP 4925– es la representante legal de la familia Castro. El trabajador de 35 años perdió la vida al ser arrollado sobre la colectora de la avenida Paraguay por un Ford Focus gris conducido por una mujer alcoholizada, quien unas horas después se supo que trabajaba en la Municipalidad de Campo Quijano.

El 3 de Junio de 2017, cerca de las 8 de la mañana, pierde la vida trágicamente el joven Diego Castro. La responsable de su muerte será llevada a juicio, imputada por la conducción imprudente y bajo los efectos del alcohol. Los detalles acerca del juicio los brindó la abogada de la familia de la víctima.

“Se trata del juicio contra la señorita Méndez García Zavaleta por un homicidio culposo agravado que sucedió en la avenida Paraguay, en la colectora. Mi cliente, el fallecido, es Diego Castro y represento a la familia”, indicó la doctora Arellano López al ser consultada por el juicio que tiene como imputada a la mujer acusada de protagonizar un sórdido episodio automovilístico, en el cual Castro se llevó la peor parte.

La caratula

“El tribunal no disponía de muchos días por lo cual vamos a hacer las dos primeras audiencias el 12 y el 13 de marzo; y después nos pasaron como cuarto intermedio que van a ser el 18 y el 22”, indicó la abogada.

“Nosotros formulamos acusación. La querella tiene esa facultad a la hora de elevación a juicio de formular acusación y no coincidimos con el Ministerio Publico, sino que nosotros vamos por homicidio simple con dolo eventual.

Conjuntamente trabajamos con la fiscalía interviniente del doctor Ramos Ossorio. También con peritos accidentológicos y consideramos que están reunidos todos los elementos probatorios para una futura condena”, detalló.

¿Quién la acompañaba?

“Según la declaración que ella hace ejerciendo su derecho de defensa iba con el señor que le repara los aires acondicionados y que como se hicieron las 23 horas, decidieron ir a bailar al boliche La Metro y después volvieron a reparar el aire que la señorita tenía descompuesto en su departamento”, relató.

¿Pudo haber diluido el alcohol en sangre después de varias horas?

“Tenía 0.40 de alcohol por litro de sangre pero ese estudio se lo hicieron después de varias horas. Después de cinco horas recién. Así que nuestros peritos están capacitados para el día de la audiencia realizar el análisis retrospectivo correspondiente”.

Al ser consultada por probables métodos para diluir el alcohol en sangre o alguna maniobra que la imputada podría haber utilizado para mitigar el alto grado etílico, la representante legal de la familia Castro dijo:

“Nosotros trabajamos conjuntamente con los peritos que son especialistas en esto que son los licenciados Párraga y Edber, ellos serían los encargados y las personas idóneas en poder responder con respecto a eso. Justamente ellos están citados como testigos para poner en conocimiento todas estas situaciones al juez interviniente”.

La pena

“La mínima va de tres años, que ella viene gozando todavía de la libertad. Si es una mínima y el tribunal considera que incurriría en una condena mínima, sería de tres años condicional”.

LEER TAMBIEN “MARÍA BELÉN MÉNDEZ GARCÍA ZAVALETA A JUICIO”

En cuanto a las penalizaciones respecto de su permiso para conducir automóviles, la letrada dijo que se va a pedir el máximo de inhabilitación, dependiendo si es condenada por homicidio simple con dolo eventual o un homicidio culposo agravado.

El vínculo con la municipalidad de Campo Quijano

“Lo que está en la causa es que la señorita era empleada de la Municipalidad de Campo Quijano. Esa es una de las razones por las cuales esta querella considera la responsabilidad extrema que ella tiene; a lo que todos tenemos conocimiento que las intendencias son las instituciones que capacitan a todos los ciudadanos, por el tema de que la conducción sea prudente, entonces nosotros consideramos de que justamente ahí viene la intencionalidad y por eso vamos por ese tipo de delito”.

¿Puede ir presa?

“Los tres años de mínima son excarcelables, eso va a quedar a criterio justamente del juez, que por suerte logramos que sea un tribunal colegiado por la envergadura justamente de esta causa y la señorita Méndez García Zavaleta, no estaba de acuerdo. Ella quería un tribunal unipersonal”.