Lo dijo uno de los representantes del Ministerio Público, el doctor Pablo Rivero al finalizar la primera audiencia. El debate se desarrolla en la Sala de Grandes Juicios. Se trata de dos casos unificados en un mismo juicio por el asesinato de Juan Pedro “Polo” Cruz y la tentativa de homicidio calificado contra Manuel Eduardo Rodríguez.

El hecho ocurrió el 20 de Febrero de 2014 en una pizzería del barrio El Carmen. Los acusados son Daniel Ricardo Bazán, Federico Osiris Domínguez Ferreyra, Facundo Emanuel Fabián, Alberto Hipólito Gómez Garzón, Cristian Molina y Emanuel Clemente Ríos Ofredi, juzgados  por el delito de homicidio calificado por el uso de arma de fuego y por el concurso premeditado de dos o más personas en perjuicio de Juan Pedro Cruz; en concurso real con tentativa de homicidio calificado por el uso de arma de fuego y por el concurso premeditado de dos o más personas en perjuicio de un menor de edad.

Además será sometida a debate la causa acumulada en contra de Emanuel Clemente Ríos Ofredi; Federico Osiris Domínguez Ferreyra; Cristian Antonio Gobbi; Jorge Armando Norohona Norry; Fabio Oscar Herrera y Gustavo Fernando Segovia, imputados por el delito de tentativa de homicidio calificado por el uso de arma y por el concurso premeditado de dos o más personas en perjuicio de Manuel Eduardo Rodríguez, “Speedy”.

Por su parte el fiscal Pablo Rivero –quien representa al Ministerio Publico junto a González Miralpeix– en declaraciones a la prensa local dijo:

“Según los informes previos o los informes de inteligencia de la Policía, el señor Polo Cruz formaba parte o era concurrente con la gente que formaban La Banda del Camión, quienes tenían una serie de diferencias con Los Pibes y otras facciones que eran contrarias a La Banda del Camión (…) lo que surge del requerimiento es que existió una situación similar y que éste sería una cuestión de devolución de favores”.

La declaración de Daniel Bazán

Al momento de pedir declarar este imputado en particular solicitó que, ni la querella, ni la fiscalía, le realizaran preguntas. Fue el único imputado que se prestó a una declaración por mote propio, además de solicitar que todos los imputados se retiraran de la sala mientras él declarara.

Taxativamente dijo ante el tribunal que él no tiene nada que ver con el hecho que se lo está juzgando y que ese día estuvo en el dique Cabra Corral, lugar donde trabaja con un catamarán. Nombró a unas personas que estuvieron con él aquella fatídica jornada y que pueden dar fe de que así sucedió.

Por su parte Bazán alegó que ese día había comido unas pizzas en la casa de una persona de nombre Micaela Guaymas y que se había enterado que habían asesinado a alguien cerca de la Plaza Alvarado por la radio. Finalmente hizo énfasis en el hecho de que fue imputado en 2016, cuando el hecho sucedió en 2014.

Una frase llamó la atención cuando literalmente dijo: “Jamás se hizo una reunión para organizar algo o para matar a alguien”.