Se llama Rodrigo Eguillor, tiene 24 años y es hijo de la fiscal de Lomas de Zamora, Paula Martínez Castro. Fue RR.PP. de un boliche de la Costanera y está acusado de abuso sexual, hostigamiento y grooming. Esta es la lamentable crónica de una sociedad que no encuentra la manera de contener a jóvenes perdidos en la estupidez total

CABA. SAN TELMO. Una nueva clase de idiota llegó para quedarse. Se trata de un misógino, inmaduro, violento y adicto a sustancias toxicas, quien se auto incrimina vía Instagram con un video en vivo en el cual trata de “defenderse” y no hace otra cosa que enterrarse en la ignominia total.

“¿Qué estoy detenido? Llamen a mi vieja”, decía mientras era custodiado. La única pregunta que cabe como sociedad es ¿Cómo llegamos a tal estupidez? donde un imbécil que cree ostentar poder, amenaza a funcionarios de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, denigra a cuanta mujer se le atraviesa y dice pertenecer un nivel social al que pocos pueden acceder. En pocas palabras una especia de “Alex Caniggia” versión local.

La PSA lo trasladó a Esteban Echeverría para que sea notificado sobre otra causa de abuso. La nueva causa en su contra parte de una joven que lo denunció por hostigamiento y a Eguillor se le notificó la prohibición de seguir molestándola.

Bonvivant al palo

Corría el mes de noviembre y un escándalo sacudió a los vecinos de San Telmo, cuando dos jóvenes semidesnudos forcejeaban en el balcón de una de las viviendas de ese barrio. Nadie imaginaba que unos días después se virilizaría un video en el cual, Eguillor quedaría involucrado en una causa por abuso sexual.

No fue la primera vez que éste execrable sujeto tuvo altercados con mujeres. Ya le había tocado la cola a una chica de un casino flotante, por lo que también se le hizo una causa. Sumado a eso tuvo otro episodio por grooming con otra adolescente.

Sin embargo el episodio del balcón superó todas sus expectativas por lo que se le ocurrió realizar una transmisión en vivo desde su cuenta de Instagram @rorrrrrito, con el objeto de “defenderse”.

Allí, se la pasó esgrimiendo una catarata de sandeces y ridículas frases, mientras le quitaba los canutos sobrantes a un cigarrillo de marihuana, que luego se lo fumaría.

Desde afirmaciones de acostarse con modelos, a ufanarse de ser una especie de adonis inalcanzable, se mandó a calificar a las jóvenes que lo acusan de acosador de ser unas “negritas” que solo quieren “sacarle la plata”.

Mientras se viralizaban sus ridículos soliloquios vía Instagram y la policía ya lo tenía en observación, apenas intentó tomarse un avión con destino a España, con la idea de ir a ver la final de la Copa Libertadores, dos policías de la PSA lo detuvieron mientras se hacía un festín con los canales de TV, ya que a esta altura del año solo hay noticias “veraniegas”.

Eguillor detenido –Foto Clarin–

En tanto la denuncia en su contra cayó en el Juzgado Nº 48 y la Fiscalía Nº 22 de esa localidad. La que él presentó contra la otra joven por “coacción” se tramita en el juzgado N° 24 y la fiscalía N° 47.

Boludo online

Así es que, si pretendía hacerse famoso y que sus ridiculeces sean virales, lo logró largamente. Su problema es que ahora se le acabó la estupidez online y deberá enfrentarse a la Justicia. Y aunque su mami sea fiscal de Justicia Legítima, ya quedó evidenciado que el “largo brazo de Ley” lo alcanzó y no lo dejó salir del país mientras montaba un show en el hall del aeropuerto.

El inquietante interrogante a partir de aquí es saber si esta clase de imbéciles pueden acosar a mujeres, amenazarlas e insultarlas impunemente y solo quedar detenidos en el caso de que ellos mismos se den a conocer vía online, ya que las anteriores denuncias en contra de su persona jamás habían prosperado.