Se trata de la ebria que mató con su automóvil a Alejandro Diego Castro tras embestirlo con su automóvil. La audiencia se desarrollará entre el 11 y 15 de Marzo.

Sucedió el 3 de Junio de 2017, cerca de las 8 de la mañana, cuando esta ebria intentó una maniobra inexplicable, la cual consistió en realizar un giro hacia la derecha, que le permitiera acceder a la arteria secundaria, es decir hacia Avenida Palacios.

La maniobra a casi 85 km/h y en estado de ebriedad es prácticamente imposible, lo que llevó a que el Ford Focus de la borracha perdiera el control. En su derrotero ya sin poder maniobrar embistió violentamente a Castro, quien se encontraba trabajando en el lugar.

Por su parte Ramos Ossorio será quien represente al Ministerio Publico. Según el fiscal penal 4 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, “se tiene efectivamente acreditada que la acción imprudente, imperita y antirreglamentaria ejecutada por la acusada, al pretender maniobrar el rodado en exceso de velocidad para la acción que pretendía ejecutar constituyó una elevación del riesgo socialmente permitido para la actividad que la misma desarrollaba, esto es, la conducción vehicular, riesgo que finalmente se tradujo en el resultado luctuoso provocado como acción directa de la conducta reprochable”.

¿Y el control de alcoholemia?

Según consigna RADIO SALTA, el vehículo (foto) era conducido por María Belén Méndez García Zavaleta, quien para el momento del luctuoso hecho era secretaria privada del intendente de Campo Quijano.

LEER TAMBIEN «SE AGRAVA LA SITUACION DE LA EBRIA QUE MATÓ A DIEGO CASTRO»

La mujer manejaba alcoholizada y aún no se hizo la prueba toxicológica sobre la muestra de sangre que se le sacó luego del siniestro vial, consignaba el portal radiosalta.com.ar.

En dialogo con esa emisora, Carina, la hermana de la víctima ponía en contexto el hecho diciendo que: “Ella se subió al automóvil alcoholizada, trasnochada; mi hermano estaba trabajando a las ocho de la mañana”.

En tanto Carina lamentaba que por entonces la causa estaba lejos de llegar a juicio. “El abogado de ella pidió la nulidad de todo lo actuado, cosa que nos angustió mucho a la familia (…) ella está trabando, está en su casa tranquila; yo a mi hermano no lo tengo más”.