Mató a once personas entre diciembre de 1957 y enero de 1958 en el trayecto de carretera entre Nebraska y Wyoming. En 1993, Stephen King le dijo a Charlie Rose en una entrevista que jamás olvidaría la expresión en los ojos de Starkweather. Aun no había escrito “Carrie”, su primer libro y gran éxito de ventas en todo el mundo.

“Cuando era niño, había un sujeto que tal vez fue uno de los primero asesinos seriales llamado Charles Starkweather. Estaba en Nebraska, esto fue en los 50”. Es el prolífico escritor de best sellers, Stephen King, quien le relata la historia al periodista Charlie Rose. Ocurrió en 1993, en una entrevista “one on one”.

“Yo tenía un álbum de recortes con artículos de él. Mi madre lo encontró, eso fue en el 57, creo que tendría unos 10 años y creo que mi madre pensó en ese momento que a mí me faltaba un tornillo”, continúa relatando.

“Me dijo ¿Por qué te interesas en este tipo? Y debido a que solo tenía 10 años y yo era mucho mejor escritor que conversador; pero lo que no era capaz de decirle a ella, era que había una foto en particular de este joven asesino en donde lo que había en sus ojos era nada, completamente nada.

Quiero decir que si había una habitación vacía, o un planeta despoblado. No había nada y lo que no fui capaz de decirle a ella era que necesitaba saber todo sobre este tipo para que el día que me encontrara con alguna persona así podría largarme”.

En algún lugar de Nebraska

Cuesta creer que el mundo jamás hubiera conocido a “Misery”, “The Shining”, “It” o “Cementerio de animales”, entre las 61 novelas que escribió y publicó, si el pequeño asesino Charles Starkweather, de 19 años, no hubiera  cometido esos crímenes junto con su novia, Ann Fugate, de 14 años.

Stephen no fue el único al que inspiró esta pequeña bestia. Quentin Tarantino también sufrió los efectos “Starkweather”.

Para el guion de “Natural Born Killers” de 1994, dirigida por Oliver Stone, los personajes de Mickey y Mallory Knox, asesinan a la madre, al padrastro y la hermana de ella, tal como sucedió con Ann Fugate. Incluso ambos son capturados y encarcelados.

Mientras el pequeño Stephen se preparaba para ingresar a su traumática adolescencia, la cual le dejaría momentos de antología relatados en obras como “The body”, la cual fue llevada a la gran pantalla como “Stand by Me”, donde una sanguijuela se adhiere a los genitales del protagonista, al igual que King en esos aciagos años; Charles Starkweather, quien padecía “genu varo”, una dolencia también conocida como “piernas arqueadas”, la cual consiste en un defecto de nacimiento por el que tenía una leve deformación de las piernas, también sufría los infortunios de esa etapa.

Sus compañeros de clase se burlaban de él porque, además, tenía trastorno del habla y mucha miopía. Un gran complejo de inferioridad le hacía sentirse desgraciado.

De profesión asesino en serie

Según relata citv.es, el primer asesinato que cometió tuvo lugar el 1 de diciembre de 1957 cuando mató con una escopeta a un empleado de una gasolinera por negarse a cobrarle con tarjeta de crédito el día de antes. A partir de ahí comenzó la serie de asesinatos producidos junto con su pareja hasta que la policía de Lincoln les encontró y capturó el 29 de enero de 1958, cuando arrestaron a Starkweather y Fugate.

Starkweather fue condenado a muerte y ejecutado poco más de un año después en la silla eléctrica. Fugate se declaró inocente de los cargos y aseguró que su pareja le obligó a acompañarlo. No obstante, el juez no le creyó puesto que podía haber escapado en diversas ocasiones y la sentenció a cadena perpetua. Salió de prisión 17 años después.

Foto: citv.es