Al parecer el escenario pos Mundial –o mejor dicho pos fracaso Selección– quedó dividido en tres capas bien estratificadas. Una de ella es el presente de Cambiemos, el cual es un tembladeral después de los desastres en el plano económicos y la inflación incontrolable; la otra capa la compone Cristina y sus fieles seguidores, quienes hacen oídos sordos a las denuncias en contra de su líder inmaculada y progresista; y la tercera capa –y por ello no menos importante– la comprende los “peronistas moderados”

Por David German Gorriti

Semiológicamente la imagen de Urtubey con Obama podría representar al mandatario salteño como el primer nombre que surge en esta segunda “entrega” de la saga peronista. La primera fue el “Peronismo federal”, pero no llegó muy lejos en sus ansias de resurgir.

Para identificarlos sería necesario clasificarlos según algunas características. Su principal temor es el de quedarse para siempre con el sello de ser los peronistas que acuerdan con Mauricio Macri.

Los miembros de este nuevo “renacer” peronista son Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti Carlos Verna, Sergio Uñac o Domingo Peppo y hasta Sergio Massa con su proyecto de las góndolas.

La utopía preferida del movimiento es la de la renovación. Mientras que la consigna del momento y hasta nuevo aviso es nada con Cristina ni con aquellos que se identifiquen con el kirchnerismo.

La oposición que no arranca

El hecho de construir políticamente en ese espacio de equilibrio que imaginan para una oposición racional que marque los errores del Gobierno pero que no se compre las banderas de la oposición salvaje. “Esas banderas ya perdieron las elecciones y parece difícil que vayan a ganar otra”, explican los racionales, según consigna Clarín.

El medio de Héctor Magnetto afirma ya sin eufemismos que el mejor posicionado sigue siendo Urtubey, a pesar de la derrota legislativa en Salta.

La pregunta que queda flotando en el aire es si se van a cumplir con las predicciones, es decir, que los nombres van a aparecer después del Mundial.

La idea de que no hay oposición desde épocas kirchneristas es lo que los peronistas moderados quieren voltear. Por un lado no confrontar irracionalmente como lo hizo el kircherismo durante los doce pesados años en los que reinaron, donde la pobreza jamás disminuyó y a un fiscal que los denunció por traición le metieron una bala en la cabeza, mientras Pagina 12 adoctrinó a la tropa, inventado la delirante idea del suicidio, entre otras tropelías que al pueblo jamás le interesaron más allá del “verso progre”.

En cambio los “moderados” quieren hacer aportes constructivos, tales como “Ley de góndolas” de Sergio Massa, donde se apunta a un “enemigo natural de la patria”, el cual ni Guillermo Moreno pudo frenar con sus guantes de boxeador y sus habituales desplantes: los supermercadistas. Según Massa se va a acabar “con el curro de los supermercados”.

El mismo concepto se puede “leer” con lo sucedido en la cumbre en España con el ex presidente de Estados Unidos Barack Obama y Juan Manuel Urtubey, quien destacó la necesidad de que se dé “una urgente renovación dirigencial”.

Foto: Gza. Gobierno de Salta y Frente Renovador