Editorial

#Rusia2018 / En la cancha se ven los pingos

La crisis personal de Messi se trasladó a todo los niveles de la futbol argentino. El plantel se le reveló al técnico, quien evidentemente sufría camarillas puertas adentro. La comparación inevitable de los enamorados de Maradona con un Messi irreconocible y totalmente ausente. ¿Sus problemas personales fueron los causantes o el futbol argentino necesita un “enema” urgente?
Credito: La Nación

Por David Germán Gorriti

Muchos factores chocaron en el día después de la catástrofe futbolística de la Selección argentina. Por un lado la soberbia de los millennials y no tan jóvenes que defendieron a Messi hasta los tuétanos, cuando nunca jamás cumplió con la Selección argentina; por otro el fantasma ineludible de la comparación con Maradona; y por último el patriotismo meloso de aquellos obsecuentes hasta la medula con un jugador que debería haberse nacionalizase español hace muchos años y evitarle tantas amarguras al pueblo futbolístico argentino, quienes siguen extrañando al querido e irremplazable Diego Maradona.

Nacieron con el celular en la mano y con la invariable idea de que un tal Messi es el mejor jugador de la historia de la humanidad y de manera totalmente inconsulta, sin ni siquiera analizar el futbol como fenómeno cultural se molestaron en pregustarse por que Maradona dejó a tantos argentinos enamorados hasta el día de hoy, a pesar de sus inmoralidades y de sus exabruptos. Al fin y al cabo Diego solo se hizo daño a sí mismo.

Se llegaron a decir barbaridades urbanas tales como que Messi era el mejor jugador de la historia cuando no ganó la maldita copa del mundo y jamás la ganará. Se llegó a descalificar a Maradona diciendo que su idolatría era “solo por haber hecho dos goles”. Claro que la burrada que acabáis de leer se escuchó en ámbito privado y ni siquiera se hizo el esfuerzo por averiguar cómo es que periodistas argentinos en una frontera de dos países en guerra salvaron sus vidas diciendo: “Maradona, Argentina”. ¿Solo por haber hecho dos goles…?

Teorías conspirativas

Llegando la noche del día más oscuro en la historia del deporte argentino –el día en que Messi decidió no jugar– comenzaron las teorías conspirativas. ¿Porqué se tapaba los ojos y la frente a la hora de los himnos? Algunos afirman que Jorge Sampaoli le desarmó el equipo que ya habían pautado. El famoso esquema a la medida de sus amigotes.

Otros con mayor profundidad periodística afirman que el Mosad, agencia de inteligencia de Israel, le mandó a investigar lo que sería el segundo fraude del padre de Messi, Jorge, quien maneja las finanzas del diez del Barza, por el desaire de no ir a jugar aquel famoso partido amistoso en Israel antes del mundial. La semana en que también dejaron plantado al Papa Francisco, quien no solo es argentino, sino que es un hombre que de joven hizo deportes y es hincha de San Lorenzo. Raro ver a un papa futbolero, aunque a Messi y sus amigos ni les importó el dato.

Puntualmente la noticia de la aparición de una cuenta off shore en los Panama Papers, por una “operación sospechosa” en 2017, no hizo otra cosa que configurar dentro lo que sería una “reincidencia”, después de que el fisco español procesara a los Messi por evasión.

En aquella ocasión el Tribunal Supremo de España consideró que Lionel Messi evadió impuestos a conciencia y por eso ratificó la condena a 21 meses de prisión y la multa de 2.093.000 euros que le había dictado el año anterior la Audiencia Provincial de Barcelona.

Que una noticia como la de los “Panamá”, con la suspicacia de que los servicios de inteligencia tuvieron alguna injerencia, cayera en medio de los partidos del mundial no es una casualidad muy colorida.

A eso habría que agregarle que su esposa, Antonella Roccuzzo estaría enfurecida. Al parecer aquella filmación de Messi en una fiesta con una voluptuosa rubia “buscona” en Las Vegas, no fue nada a la par de lo que el Kun Agüero y él –Messi– pensaban hacer al regreso del mundial.

Un tal Tirri, primo de Tinelli, le habría ofrecido al Kun y a Messi, chicas a las que identificaban como “cosas lindas” –que dirán las feministas de esta nueva “cosificación” de la mujer– en el caso de ganar el mundial habría botineras hasta colgando del techo. Pero con los resultados hasta ahora lo único que tendrán ambos será un portazo de ambas mujeres.

El desopilante dialogo se habría producido en 2016, cuando la Selección Argentina viajó para jugar la Copa América del Centenario que se disputó del 3 al 26 de junio, en Estados Unidos. En ese momento, Agüero estaba en pareja con Karina “La Pincesita” y Leo aún no estaba casado.

Todo ello habría minado el ánimo de Messi, quien desconoce la etimología de la palabra “profesional”. Cabe recordar que se trata del mejor jugador del mundo y uno de los deportistas mejor pagos, sin contar con el contrato que firmó con Adidas, con lo cual podría vivir sin ni siquiera pisar un campo de juego, pero “lamentablemente” para él, al campo de juego no solo hay que entrar, hay que correr, jugar y lo de dejar el alma, lamentablemente será para otro universo, ya que en éste el dicho “en la cancha de ven los pingos”, quedó tan perimido como hacerle entender a un asno que Maradona no es mito solo por haber hecho dos goles, sino por NO haber hecho exactamente lo que Messi hizo contra los croatas, es decir: NADA.