Destacadas Editorial

#NiUnaMenos / Milei el irascible

Se presenta en su cuenta de Facebook como graduado de la carrera de Licenciatura en economía en Universidad de Belgrano, es mediático y sale de “rotation” por los programas de televisión de Buenos Aires. Durante una conferencia trató de “burra” a una periodista de Metan, Salta, cuando le preguntó acerca del keynesianismo. Su actitud fue repudiada por todos los medios y en las redes sociales lo aniquilaron  

Se llama Javier Milei, es economista y hasta hace no mucho tiempo no había pasado de alguna que otra reacción cargada de ímpetu en alguno de los programas televisivos a los que asiste en calidad de “opinologo” especializado en economía. Pero en la conferencia que brindó el martes 26 de junio, en la sede del Colegio de Abogados de Metán se pasó de rosca y maltrató a Teresita Frías, una periodista que había asistido a dicha conferencia.

La pregunta que irritó a Milei fue una nimiedad referida a las teorías keynesianas, lo que desató una ira inexplicable del irritable economista, a quien parece habérsele subido la mostaza producida por la soberbia de saberse un poco más instruido en Economía que cualquier hijo de vecino, cosa que no le da ninguna autoridad moral para maltratar.

“Me parece que la única que tiene dudas en esta sala sos vos. Si vos decís que el mundo salió de la gran depresión entre el 29 y el 33 con un libro del 36, lo primero que tenés que darte cuenta es que no te coinciden las fechas, porque ni siquiera te tomaste el trabajo de chequearlas. Hablás de keynesianismo y no leíste nada sobre eso. No sabés nada, solamente estoy diciendo que sos una burra”, le espetó el irascible Milei.

“Lo que dijiste es una burrada. Hablaste de algo que no sabés. La totalitaria sos vos porque opinás de cosas que no sabés un carajo”, enfatizó enfurecido un hombre que  debería comenzar a pensar seriamente en tomar alguna medicación para calmar semejante ira inexplicable y obvio consultar con un especialista, ya que nadie tiene porque soportar a un iracundo que se ganó la antipatía no solo de los presentes en esa conferencia, sino de toda una sociedad que ya no es la misma de hace 20 años, cuando las personas eran maltratadas por razones de cualquier índole y en el contexto que fuere.

En otras palabras, Milei tómese un Rivotril (Clonazepam recetado obviamente) y no maltrate más a los que lo rodean, lleve su locura a otra parte porque aquí ya tenemos mucho de la nuestra.