Destacadas Notas

#NahirGalarza / Una imagen vale más que mil palabras

Apareció una fotografía de la víctima con un ojo hinchado coincidiendo temporalmente con el relato de la paliza que habría sufrido a la salida del boliche Bikini a manos de la acusada y una amiga de nombre Sol Martínez. A solo dos audiencias de debate oral y público la suerte de la acusada parece estar echada

Por David Germán Gorriti

GUALEGUAYCHÚ. 05-06. La estrategia de la defensa técnica de Nahir Galarza no solo se cae a pedazos, resultó ser análogamente contraria a lo que ellos mismos habían planteado. Es decir que lo planteado durante la instrucción, de que Fernando Pastorizzo era quien ejercía violencia de género contra ella no era justamente así, sino que era ella la que ejercía violencia física sobre él.

Apenas en la segunda jornada de juicio que se sigue contra Nahir Galarza, apareció una prueba incontrastable que muestra a Pastorizzo con un visible hematoma sobre un ojo, producto de la feroz paliza que Galarza, junto a otra violenta adolescente de nombre Sol Martínez le habrían propinado a Fernando.

Al parecer y según las declaraciones de los testigos Juan Cabrera, en consonancia con Agustín Ladner, y luego el Kevin Eskerdt, todos amigos de la víctima, quienes prestaron declaración indagatoria en la segunda jornada dieron cuenta de que aquel 25 de diciembre de 2017, a Fernando le dieron una feroz paliza a la salida del boliche Bikini.

La fotografía cayó como un autentico mazazo para la defensa de la acusada. La imagen corresponde al día siguiente del 25 de diciembre. Se tomó en la casa de un testigo de nombre Juan Cabrera, quien no solo captó con su teléfono celular el rostro de Pastorizzo, sino que le preguntó a su amigo que le había ocurrido, a lo que Fernando relató que Galarza junto a una amiga de nombre Sol Martínez, le cayeron a golpes de puños después de emboscarlo como a un animal, agregando que hasta le hicieron dar la cabeza contra el piso. Solo 72 horas después, Fernando aparecía agonizando con dos disparos en la calle y moría desangrado.

El momento más dramático de la jornada sin dudas ocurrió cuando la madre de Fernando vio la imagen de su hijo golpeado y rompió en llanto ante la imperturbable Nahir Galarza, quien ni se inmutó.

Dias posteriores al crimen, amigos de la victima piden justicia por Fernando -Captura de pantalla de TV Canal 9 Litoral-

En cuanto al testimonio de Agustín Ladner, otro amigo de la víctima, quien prestó declaración en la segunda jornada, dio cuenta de los dramáticos relatos de Fernando, quien le contó que Nahir lo llevó hacia su casa, pero que a mitad de camino lo encerraron con la tal Sol Martínez, y le dieron una verdadera tunda. Incluso habló de golpes de puño, rasguños y dijo que hasta le hicieron estrellar la cabeza contra el piso.

Al momento de declarar otro testigo, también amigo de la víctima, de nombre Kevin Eskerdt, fue otro revés para quienes llevan la defensa de Galarza, ya que el joven dijo que “vivían peleados, iban y venían. Pero yo reconocía a Nahir como ‘la novia de Fernando’“. Ese era otro de los puntos que los abogados de la imputada habían planteado como que “no eran novios”, por lo que se les estaría derrumbando otro costado de la estrategia.

Captura de pantalla de TV Canal 9 Litoral

Evidentemente la situación de la joven acusada de asesinar a su novio de dos disparos, se oscurece con cada testimonio, considerando que fueron siete los amigos que prestaron declaración indagatoria en la segunda jornada.

Ante esto todavía hay que esperar a los testigos de la defensa y lo que tendrán para aportarle a la causa, aunque lo expuesto hasta aquí en sede judicial fue demasiado elocuente.

Solo esa imagen podría costarle a Nahir Galarza, 35 años a la sombra, ya que tanto el Ministerio Publico como la querella solicitarán la máxima pena por tratarse de un crimen aberrante, ya que se comienza a develar la ominosa trama, esa en la que la acusada sometía a su víctima a un trato indigno y a una escalada de violencia que terminó en tragedia, aquel trágico 25 de diciembre de 2017.

Foto: Clarín